Evaluación de fertilidad después de los 40 años

Evaluación de fertilidad después de los 40 años

Como ya hemos mencionado en otras ocasiones, la mujer posee un reloj biológico que con los años disminuye notablemente su velocidad, hasta que finalmente llega la etapa de la menopausia, y ya no es posible concebir.

Se estima que la menopausia en la mayoría de los casos se inicia entre los 45 y 50 años, por lo que los especialistas coinciden en asegurar que a partir de los 35 años comienzan a aparecer diferentes dificultades que impiden que una mujer logre embarazarse, ya que su reloj biológico ha disminuido su marcha.

La mayoría de los expertos en el campo de la fertilidad, después de los 40 años, recomiendan a las parejas que, ante la imposibilidad de lograr una fecundación normal por un período que se extienda más allá de los seis meses, realicen una serie de evaluaciones médicas que permitan determinar las causas del problema. Para detectar cuál es el inconveniente que impide la posibilidad de un embarazo, se llevan a cabo una serie de estudios mediante los cuales se evalúa el grado de fertilidad de la pareja.

Por lo general, cuando una pareja ha pasado por una etapa de intentos fallidos de concepción que se extienden por más de seis meses, suele realizarse una prueba médica denominada Espermograma Completo. Con dicha evaluación es posible determinar la calidad, cantidad y morfología de los espermatozoides.

Por otra parte, también se lleva a cabo una completa evaluación hormonal de la mujer, a través de la cual puede conocerse con exactitud el funcionamiento de las hormonas reproductivas y otras hormonas, tales como las tiroideas, prolactina y andrógenos.

Dentro de la etapa de estudios que componen la evaluación de fertilidad después de los 40 años, otro análisis clínico que suele realizarse es la Histerosalpingografía, en la que se estudia la cavidad uterina y las trompas de Falopio, y mediante la cual es posible conocer si el órgano reproductor femenino se encuentra en condiciones aptas para afrontar un embarazo.

A través de estas evaluaciones es posible lograr acceder a un panorama detallado de la salud reproductiva tanto de la mujer como del hombre, y conocer así las causas que están provocando la falta de fertilidad, para determinar el tratamiento de fertilidad adecuado para cada caso. De acuerdo con los resultados de la evaluación de fertilidad, el especialista determinará cuáles son los pasos a seguir, teniendo en cuenta que actualmente existe un gran abanico de posibilidades en lo que se refiere a tratamientos de fertilidad.

Entre dichos tratamientos, podemos mencionar los más utilizados en el campo de la medicina actual, como la estimulación de la ovulación, en los casos en que la mujer presente problemas ovulatorios; las inseminaciones intrauterinas, cuando se presentan problemas en el hombre o bien cuando la interacción moco cervical y semen no es la adecuada; la reproducción asistida y demás.

Por fortuna, la complejidad de la medicina en lo que se refiere al campo de la reproducción ha avanzado a un ritmo vertiginoso, brindando las respuestas y las soluciones a la mayoría de los casos en que la concepción parece imposible.

Vía | En Femenino, Embarazo a los 40, Embarazo a los 40

Foto | Cindi Matthews