Recomendaciones para el primer baño del bebé

Uno de los momentos más placenteros y hermosos de los que puede disfrutar una madre se encuentra durante el primer baño del bebé; sin embargo, es normal que sientas un poco de temor al bañarlo por primera vez, aún más si eres primeriza, por lo que a continuación conocerás algunos consejos para que puedas gozar de un rato de tranquilidad con tu pequeño y aprender de esta experiencia.

Primer baño del bebé

El primer baño del bebé es un aprendizaje esperado por muchos padres, ya que es el momento ideal para formar un vínculo afectivo, sin distracciones, con el nuevo integrante de la familia Si bien, puedes tener muchas dudas respecto a cuándo hacerlo y cuál es la forma correcta, lo cierto es que este ritual es bastante sencillo y rápido, por lo que no debes preocuparte.

Lo más recomendable es que el primer baño se realice en casa, en un habitación cerrada y luego que se haya caído el cordón umbilical; de esta forma, se minimiza el riesgo de que tu bebé pueda sufrir a causa de una infección. Usualmente, la herida se encuentra completamente sana dentro de los 14 días posteriores a su nacimiento, por lo que en ese tiempo ya puedes comenzar a reunir lo necesario para aplicarle un completo aseo a su cuerpo.

Es importante que tengas preparado todos los elementos para llevar a cabo el primer baño, con el fin de que te sientas más segura. Para lograrlo, solo reúne jabón neutro, champú para bebés, peine o cepillo, pañales, toallas de algodón, un termómetro, ropa limpia, una bañera y una esponja.

Consejos para realizar el primer baño del bebé

Antes de comenzar con el primer baño debes saber que a los bebés no les gusta mucho el agua, por lo que es necesario distraerlos y hablarles hasta que se sientan seguros. Poco a poco, se irán adaptando y disfrutarán el momento tanto como tú.

De todas formas, lo mejor es que tengas en cuenta los siguientes trucos para que el primer baño de tu bebé salga estupendo:

  • El agua debe estar tibia, entre los 35 y 37 grados centígrados; para comprobarlo, puedes introducir la parte interna de tu muñeca y verificar si está adecuada para tu pequeño, si no sabes medirla entonces utiliza un termómetro.
  • La temperatura ambiente se debe encontrar entre los 22 y los 25 grados.
  • Organiza todos los productos de higiene desde antes, para evitar dejar al bebé sólo mientras los buscas.
  • Limpiar bien la bañera o lavamanos antes y después de utilizarla. Ten en cuenta la cantidad de agua que debes colocar, pues esta puede varias entre los 25 y los 30 centímetros para que el bebé no se hunda.
  • Desnuda a tu bebé para el baño y limpia la zona del baño antes de sumergirlo en la bañera.
  • Es importante que tu antebrazo sostenga la cabeza del bebe y esa misma mano la coloques bajo su axila. De esta forma, permanecerá seguro mientras lo bañas.
  • Báñalo de arriba hacia abajo.
  • Nunca dejes solo al bebé. En caso de que necesites moverte de ahí, envuélvelo en una toalla y sácalo de la bañera.
  • Seca bien a tu bebé luego de bañarlo.
  • Utiliza dos toallas, una de algodón para la cabecita y otro más grande para el cuerpo. Viste a tu bebé enseguida para evitar que se enfrié o sea afectado por alguna corriente de aire inesperada.

¿Con qué frecuencia se deben bañar los bebés?

Lo ideal es bañar a un recién nacido dos o tres veces por semana, de resto solo será necesario limpiar el área del pañal, rostro, cuello y axilas con un pañito húmedo. En caso de bebés más grandes, puedes bañarlo todos los días, ya que esta actividad de suele parte importante de su rutina y les ayuda a conciliar el sueño más rápidamente.

Por otro lado, procura que la duración del baño no exceda los 5 minutos, pues tu bebé puede sentir frío. En ese tiempo, asegúrate de lavarlo completamente mientras te diviertes con él.