Dentición en los bebés

El período en que comienzan a salir los dientes de leche suele ser una experiencia difícil tanto para los padres e hijos, ya que no es una tarea sencilla detectar las causas de este tipo de malestar. El problema principal es que la única forma que tienen para comunicarse es a través del llanto, por lo que aquí descubrirás algunos aspectos para hacer más llevadera la dentición en los bebés.

¿Qué es la dentición en los bebés?

La dentición es el proceso mediante el cual los dientes comienzan a salir de las encías. Usualmente, se presenta en los bebés luego del sexto mes con la aparición de los incisivos centrales del maxilar inferior. Posteriormente, salen los superiores y los incisivos laterales mientras que los colmillos y los molares son los últimos en mostrase; pero la dentadura estará completa entre los 20 a 30 meses.

Este transcurso solo representa un índice aproximado, pues existen muchos niños que ya comienzan a dentar desde el cuarto mes y no en el mismo orden mencionado. Asimismo, en contadas ocasiones algunos bebés nacen con uno o dos dientes, lo cual no suele ser motivo para preocuparse.

Los dientes de leche son importantes para el desarrollo de tu bebé, ya que le ayudan a masticar, a sonreír, a hablar y a guardar espacio en sus mandíbulas para los dientes permanentes. Por ello, cuando un niño pierde un diente muy pronto puede causar que los permanentes no encuentren donde ubicarse y por ende, se apilen; para evitar esto, lo ideal es cumplir con una buena salud oral.

Síntomas de la dentición

Si bien, no todos los bebés se comportan igual durante la dentición y en algunos casos los dientes aparecen sin efectos secundarios y si los hay, estos síntomas típicamente son los siguientes:

  • Mordisqueo constante de objetos.
  • Babeo o salivación excesiva.
  • Mejillas enrojecidas y calientes.
  • Encías hinchadas y rojas.
  • Menos apetito.
  • Problemas para dormir.
  • Lloriqueos y gritos poco comunes.
  • Febrícula.

Aunque varios expertos asocian la dentición con efectos como la diarrea y la fiebre alta, la mayoría afirma que no es normal. Por ello, si tu bebé sufre estos síntomas, lo más recomendable es llevarlo al pediatra y descartar cualquier posible infección.

¿Cómo ayudar al bebé durante la dentición?

Existen algunos remedios que te permitirán aliviar, calmar y reducir las molestias que siente tu bebé a causa de la aparición de sus primeros dientes. Por ejemplo, una excelente forma de distraerlo es que juegues con él y lo acaricies mucho, con el fin de que deje de llorar y olvide el dolor, al menos durante un tiempo; además de seguir los siguientes consejos:

Masajear y frotar las encías

Un masaje suave y ligero puede ayudar a aliviar la sensación de dolor, ya que la presión en las encías otorga tranquilidad. Procura usar un pañito de algodón o una gasa húmeda y no olvides de lavarte muy bien las manos antes de hacerlo.

Darle de comer alimentos duros

Si tu bebé ya come alimentos sólidos puedes ofrecerle manzanas, tostadas y zanahorias, para que las mordisquee. Si lo haces, es necesario que lo vigiles en todo momento, para que no se desprenda accidentalmente un trozo y se atragante.

Aplicar frío

Para ayudar a aliviar la inflamación puedes acercar toallitas mojadas a las encías de tu bebé. También, tienes la opción de utilizar una cuchara u otros objetos fríos que no lastimen su boca.

Facilítale un mordedor infantil

Existen dos tipos de mordedores que le puedes facilitar a tu bebé, uno se utiliza para ejercer presión en las encías al mordisquearlo y el segundo se encuentra relleno de agua, el cual se enfría en la nevera para reducir la inflamación y aliviar el dolor.

No recurras a chupetes normales, ya que estos no cumplen la misma función que los mordedores, al contrario, lastimarán las encías de tu bebé y le causarán dolor.