Congestión nasal

congestión nasal

En esta época del año los catarros y la gripe provocan que las mucosas que protegen el aparato respiratorio se resientan,  la mucosidad es necesaria para mantener hidratadas y limpias las mucosas pero cuando se acumula sobre todo a los niños aparece la congestión nasal, provocando que les cueste respirar, duerman con dificultad y se sientan cansados,  por eso hay que procurar  que la respiración nasal sea la correcta.

Aunque la congestión nasal en niños y adolescentes es bastante común, hay que tratarla con mucho cuidado en los bebés, especialmente en los recién nacidos, que respiran únicamente a través de la nariz. La congestión nasal en un bebé en los primeros meses de vida puede causarle problemas a la hora de amamantar provocando problemas respiratorios que pueden llegar a ser graves.

Algunas de las soluciones más utilizadas para tratar la  congestión nasal en bebés son las siguientes:

  • Vahos. Inhalar el vapor de agua hirviendo con  extracto de de ciertas plantas como el eucalipto que encontraras en  farmacias y herbolarios,  ¿como hacerlo?   Hierve un litro de agua con el extracto de planta en un cazo, mantener la habitación cerrada y procurar que el niño lo respire siempre con cuidado de que no pueda tocarlo.
  • Humidificadores.  Un  humidificador es un aparato que cuenta con el pequeño depósito de agua que se calienta y libera vapor aumentando la humedad del aire mejorando la hidratación de las mucosas.
  • Lavados nasales.  Lavar la nariz por dentro con agua con sal o suero fisiológico a través de las fosas nasales ayuda a mejorar la congestión nasal, los podrás encontrar en las farmacia con distintas presentaciones.

Vía | Gente saludable
Foto | soupstock