La empatía en los niños

Adiltos y niños tienen las mísmas reacciones empaticas

La empatía en los niños viene dada como factor innato y no aparece fruto de la educación, así se demuestra en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago. Las respuestas neuronales de un adulto ante la visión de alguien que está sufriendo un dolor físico son las mismas en los niños, incluso se activan las mismas áreas cerebrales relacionadas con los juicios morales.

La empatía es la capacidad de poder sentir o percibir lo que otro individuo está sintiendo o percibiendo, es una especie de sintonización con otra persona. La empatía ya había sido constatada en las personas adultas, evidentemente la capacidad de comprensión sobre lo que está sufriendo otra persona era evidentemente mayor, al menos así se creía hasta ahora. Sin embargo, en la investigación se ha constatado la misma capacidad en los niños.

La foto A corresponde a las regiones del cerebro relacionadas con el procesamiento del dolor y los juicios morales ante la visión del dolor ajeno de forma accidental. La foto B corresponde a aquellas regiones cerebrales que se encuentran relacionadas con el procesamiento del dolor y de los juicios morales, en este caso el dolor proviene de una acción deliberada. Ambas fotos corresponden a las resonancias magnéticas realizadas a los niños.

En la investigación, se tomaron los datos de 17 niños de entre 7 y 12 años a los que se les mostraron diversos estímulos visuales que reflejaban situaciones dolorosas y no dolorosas, como por ejemplo, personas que se hacían daño accidentalmente o que sufrían dolor como consecuencia de las acciones de terceros.

Mientras se sucedían las imágenes se realizaron diferentes mediciones de la actividad cerebral a través de una resonancia magnética para determinar las zonas donde se concentraba la irrigación sanguínea relacionada con la mayor actividad neuronal. Las imágenes obtenidas mostraban que las áreas cerebrales que se activaban con imágenes dolorosas o no dolorosas eran las mismas que en los adultos, concretamente las que estaban sujetas a la interacción social y el juicio moral.

Esta es la primera investigación en la que se muestra la respuesta neuronal de los niños ante el dolor ajeno, gracias a ella se demuestra que la empatía esta predeterminada en el cerebro y nada tiene que ver con la educación o la forma de ser de los padres. En nuestra opinión, la empatía estaría así establecida pero los factores culturales y educacionales posiblemente la potencian o la disminuyen.

Según los investigadores, estos resultados contribuirán a comprender los diversos trastornos que provocan comportamientos antisociales en los niños, como por ejemplo, la agresividad, el maltrato o el acoso infantil. Posiblemente el nivel de empatía pueda estar relacionado con este tipo de problemas.

Vía | Tendencias 21
Más información | Universidad de Chicago