Homeopatía en los trastornos ginecológicos

La homeopatía es una buena opción para tratar algunas patologías ginecológicas y aliviar los síntomas

homeopatia

La homeopatía se aplica para aliviar los trastornos derivados de las distintas alteraciones ginecológicas que sufre la mujer. En concreto se emplea para tratar la dismenorrea (dolor de regla), el síndrome premenstrual, durante la menopausia o en alteraciones hormonales diversas.

Es importante saber que esta disciplina médica trata al paciente de forma individual pero el tratamiento es global. Es decir, la homeopatía tiene en cuenta las distintas condiciones físicas y psíquicas de la persona, analiza de forma exhaustiva a la misma, y a partir de ahí el especialista en homeopatía realiza un diagnóstico completo que incluye todos estos aspectos además de las peculiaridades de la patología que se presenten.

Así, en los trastornos ginecológicos de la mujer será el experto quien determine los medicamentos homeopáticos más acordes con su situación. En el caso de la dismenorrea, por ejemplo, cuando el dolor menstrual es recurrente de tal modo que en ocasiones es invalidante, se suele consultar con el médico y recomendar un tratamiento homeopático de fondo. En este caso son varias las opciones para calmar el dolor, siendo la posología recomendada cinco gránulos, repitiendo la toma tantas  veces como sea necesario hasta conseguir el alivio deseado. 

El síndrome premenstrual  es el grupo de síntomas repetitivos que aparecen de forma repetitiva justo antes de la regla: dolor de mamas, hinchazón abdominal, sensación de piernas pesadas, trastornos del sueño, cambios de humor, etc. Básicamente se  trata de alteraciones hormonales, y para todas, la homeopatía ofrece un tratamiento.

En la mujer son también propias infecciones urinarias como la cistitis (una inflamación aguda o crónica de la vejiga  que provoca picor en las micciones) o la vaginitis (inflamación de la vagina). En ambos casos, será el especialista en homeopatía el que determine el tratamiento más adecuado.

En la menopausia esta terapia aporta eficacia para abordar uno de los síntomas propios de este periodo de la mujer: los sofocos. Del mismo modo, en esta época los cambios de humor, la irritabilidad o la disfunción sexual son frecuentes en las féminas que presentan sintomatología, y en todos estos supuestos hay una opción homeopática eficaz.

Foto: JoePenna