Soplo en el corazón

El soplo en el corazón de un bebé es un trastorno que suele preocupar a los padres a pesar de que los especialistas, en la mayoría de ocasiones, le restan importancia.

Suele ser un problema que desaparece por sí sólo con el paso del tiempo. De todos modos, el hecho de que exista un problema, por pequeño que sea, en un órgano tan vital como el corazón, mantiene alerta a los padres. Pero lo mejor será explicar en que consiste un soplo en el corazón.

El corazón humano se encuentra dividido en dos partes, por un lado se encuentran dos aurículas y por otro dos ventrículos. A su vez, aurículas y ventrículos están divididos por una pared. Los ventrículos y las aurículas contienen unas válvulas de paso que regulan la circulación de la sangre de una aurícula a un ventrículo, estas válvulas cierran de forma inmediata a cada latido evitando el reflujo de la sangre, o lo que es igual, el retorno de la sangre del ventrículo a la aurícula.

Puede ocurrir que una de estas válvulas sea algo más estrecha de lo normal o que quizá no cierre adecuadamente originando el llamado soplo. Otro problema que puede originar un soplo sería un defecto en la pared principal que divide aurículas y ventrículos, no estando cerrada completamente y permitiendo un minúsculo reflujo de la sangre. Existen varios tipos de soplo en el corazón y sus causas no siempre son congénitas, por ejemplo, los llamados soplos inocentes se pueden producir en una proceso febril o cuando el niño se tumba, pero este tipo de soplos son circunstanciales y temporales, y los especialistas no le proporcionan importancia alguna.

Como norma general, los especialistas detectan el soplo en el corazón a través de la auscultación mediante un fonendoscopio, cuando una de las válvulas del corazón no se cierra de forma correcta se escucha un ruido similar a la pérdida de aire en un pinchazo de la rueda de una bicicleta. También se puede detectar con la mano, al colocarla sobre la zona del corazón del niño se puede detectar una especie de latidos compuestos, es decir, en lugar de un solo sonido aparecen dos.

Si el pediatra detecta un soplo en el corazón y le resta importancia, no debes preocuparte. Pero la prudencia es un gran aliado, por tanto, siempre será recomendable solicitar la opinión de un experto, en este caso un cardiólogo. Preocuparse por el buen desarrollo del niño es fundamental y las cosas más insignificantes se deben supervisar, ya que en un futuro podrían ocasionar problemas más graves.

Más información | Family Doctor
Más información | kids Healt