Síndrome del bebé sacudido

Trauma capital por abuso

El Síndrome del bebé sacudido es una forma grave de traumatismo craneal provocada por las sacudidas que se le realizan a un niño en determinadas situaciones, aunque la más común es la pérdida del control de quien cuida a un bebé ante sus lloros, la reacción es sacudirle violentamente para que se calle, por esta razón es tan inapropiado el juego conocido como Baby Shaker, (agitar al bebé).

Fruto de estas sacudidas se puede provocar al pequeño lesiones como la parálisis cerebral, la ceguera, una lesión cerebral o incluso la muerte. Si un bebé sufre el Síndrome del bebé sacudido sin llegar a la gravedad de los problemas descritos, se pueden detectar problemas como el letargo o la irritabilidad excesiva, dificultad para respirar, disminución del apetito, rigidez…, estos síntomas indican que hay que acudir rápidamente al especialista para que determine el problema.

Algunos padres o cuidadores pueden perder los nervios y parece que no son conscientes de que el bebé no llora por gusto, querer acallar sus llantos agitándolo sólo puede acabar de forma lamentable (recomendamos la lectura de la guía para comunicarse con el bebé).

Hoy hemos conocido una curiosa noticia en la que la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda a los especialistas que no se utilice la definición Síndrome del bebé sacudido y en su lugar se utilice “Trauma capital por abuso”. La razón de este cambio alude a la definición y a un diagnóstico más completo, ya que agitar al bebé encierra muchos más problemas de los que hemos descrito. Además, la nueva definición sería mucho más explícita en los casos jurídicos donde se juzga la actuación de un cuidador.

Nos ha sorprendido saber que algunos abogados en aquel país han llegado a alegar que es imposible sacudir a un bebé con la suficiente fuerza como para infringirle las lesiones descritas, basta ver a un bebé para darse cuenta de la delicadeza y la fragilidad que anida en él. Esta es una de las razones por las que también la Academia Estadounidense de Pediatría solicita el cambio de definición.

La verdad es que da igual como se le llame, agitar a un bebé es desalmado e irresponsable, nunca, en ningún caso ni circunstancia se puede sacudir a un bebé como si fuera un muñeco, existen mil métodos para calmar a un bebé cuando llora, métodos basados en la paciencia, la comprensión y el amor.

En Estados Unidos hasta 1.400 niños ha sufrido este problema y muchos de ellos han muerto, y posiblemente sean muchos más casos de los que no se ha tenido constancia. A partir de ahora, al menos en Estados Unidos, el término oficial será trauma capital por abuso.

Vía | Noticias Prodigy
Más información | MedLinePlus
Foto | Tudor