inicio Blog de papás Esquizofrenia infantil

Esquizofrenia infantil

| 6 de mayo de 2009Categorías: Salud

esquizofrenia infantil

El simple hecho de escuchar la palabra esquizofrenia pone los pelos de punta, pero si además hablamos de esta esquizofrenia infantil la reacción es todavía peor. Es una afección que provoca pensamientos y sentimientos anormales y un comportamiento poco usual.

Esta disfunción psiquiátrica es poco común en los niños, y realmente difícil de reconocer a lo largo de sus primeras etapas.

Diagnostico prematuro complejo

Los síntomas en niños y adolescentes que padecen esquizofrenia pueden diferir del de los adultos. Es un desorden cerebral que menoscaba la capacidad de las personas para pensar, controlar sus emociones y relacionarse con los demás. Es una enfermedad de carácter crónico y realmente compleja que nunca afecta del mismo modo a quienes la padecen.

Aunque muy popular, la esquizofrenia es una afección mental que padece algo menos del 1% de la población de cualquier parte del mundo, da igual la raza o el país. Según los datos de la OMS, la sufren en torno a unos 52 millones de personas.

En nuestro país se calcula que hay alrededor de 300.000 personas afectadas por esta enfermedad y se estima que cada año se diagnostican entre 15 y 30 casos nuevos por cada 100.000 habitantes.

A la hora de descubrir si nuestro hijo padece esquizofrenia infantil, cuando es menor de cinco años, la tarea se vuelve compleja, ya que a esta edad tiene rasgos muy similares con el autismo, y únicamente una evolución a largo plazo, con la aparición de síntomas sicóticos propios de la enfermedad, permitirá un diagnóstico certero.

Comportamientos anormales

Diagnosticar la esquizofrenia infantil antes de los 3 años resulta extremadamente complicado. Es casi imposible distinguir a un niño que padezca esquizofrenia de uno que sufra de autismo. Únicamente quedará claro con el paso del tiempo.

Cuando se pasa la barrera de los 5 años el diagnóstico diferencial se va haciendo más claro con aparición de síntomas tales como alucinaciones o delirios.

Pero se pueden percibir algunos signos de alerta en los niños con esquizofrenia. El comportamiento de un niño con esquizofrenia infantil puede ir variando lentamente con el paso del tiempo. Por ejemplo, los niños que se divertían jugando con otros niños se vuelven tímidos y retraídos, como si hubiesen creado su propio universo.

Esta enfermedad es hereditaria, pero en un porcentaje que no resulta del todo alarmante, ya que no supera el 25%, siempre y cuando se tengan antencedentes en la familia. Sin embargo, si la esquizofrenia se provocó por factores externos, que no son genéticos, no existe motivo para preocuparse, ya que las generaciones futuras no tiene porqué heredarla.

Foto | Pink Sherbet Photography

MÁS ARTÍCULOS EN EL BLOG DE PAPÁS

Esquizofrenia infantil (1)

1

[...] ya señalábamos en el primer post que escribimos sobre la esquizofrenia infantil, para conseguir un tratamiento efectivo con niños que sufren esquizofrenia es importante hacer un [...]

TU OPINIÓN SOBRE "Esquizofrenia infantil"