Alarma de piscina perimétrica por infrarrojos

Para que los padres puedan tener controlado en todo momento el perímetro de una piscina, nada mejor que instalar una alarma de piscina perimétrica por infrarrojos, cada vez que el niño la traspase, sonará una potente sirena alertando a los padres.

seguridad infantil

Hace unos meses os hablábamos de Safety Turtle, un dispositivo cuya finalidad es prevenir el ahogo infantil, en este caso la alarma de piscinas contaba con unos sensores que reaccionaban cuando se mojaban, enviando una señal a una estación receptora que activaba un sonido similar a un sistema anti-robo. Pues bien, hoy nos hacemos eco de una nueva alarma cuya finalidad es avisar antes de que el niño pueda llegar a entrar en contacto con el agua, se trata de la alarma de piscina perimétrica por infrarrojos.

El dispositivo está formado por cuatro bornes que rodean la piscina, teniendo en cuenta que entre cada borne tiene que haber una distancia de 20 metros, es una alarma ideal para las piscinas privadas de los hogares, cubrirá perfectamente su tamaño. Los bornes se conectan entre sí mediante rayos infrarrojos formando un perímetro de seguridad que si se traspasa, automáticamente acciona una potente sirena. Cada borne o baliza emite dos haces de infrarrojos, uno inferior y otro superior. Las balizas están conectadas a un cable central que suministra una energía de 12 voltios mediante un transformador, aunque el sistema también dispone de unas baterías que le otorgan una autonomía de 6 horas, algo necesario si por alguna circunstancia se interrumpe el suministro eléctrico.

La alarma de piscina por infrarrojos está gestionada por un software especial que reduce las falsas alarmas que puede ocasionar el viento o la lluvia, agentes medioambientales que no afectan a este sistema y que puede permanecer instalado todo el tiempo que se utilice la piscina, sin tener que recogerlo en el caso de lluvia. Al dispositivo central o de control sólo se puede acceder mediante un código personal que facilita la desactivación o activación del sistema de seguridad.

La central también se puede programar para que se desactive durante un determinado tiempo mientras los mayores se bañan, transcurrido ese tiempo vuelve a activarse la vigilancia. En el momento que salta la alarma podremos saber que el niño ha traspasado el campo de infrarrojos y podremos acudir rápidamente a la piscina. Aunque encontramos interesante y sofisticada esta alarma, dependiendo de la edad de los niños, lo mejor es instalar un sistema de paneles o un cierre que evite el acceso al agua. Incluso teniendo un sistema de alarma como este, no se podrá impedir que el pequeño pueda acceder al agua, corriendo el riesgo de ahogo.

Para niños más mayores que pueden tener una idea del peligro que pueden correr, el sistema será de gran utilidad. Sobre el comportamiento que deben adoptar los padres en el caso de tener una piscina en el jardín, os recomendamos encarecidamente dar un vistazo al decálogo de seguridad infantil en las piscinas, no basta con instalar alarmas, toda precaución que se adopte es poca. Hay que decir que la alarma de infrarrojos para piscinas tiene un coste relativamente elevado, podéis adquirirla en la página de SegurBaby por 686 euros.