Pérdidas de sangre en el embarazo

perdidas de sangre en el embarazo

Si se tiene algún tipo de pérdida de sangre en el embarazo, ha de llamarse de inmediato al ginecólogo que está siguiendo nuestro caso o acudir a un centro médico de urgencia, incluso si la hemorragia parece haberse detenido.

En la mayoría de las ocasiones, suele ser algo de escasa importancia. Sin embargo, también podría tratarse de un aviso sobre un problema de mayor gravedad. Es probable que sea necesario realizar un examen para garantizar que tanto el bebé como la mamá se encuentran en perfecto estado de salud y descartar cualquier tipo de complicación.

Si la pérdida de sangre resulta de gran intensidad o se produce un fuerte dolor de cualquier tipo y no hay posibilidad de hablar con el médico de nuestra confianza, se debe acudir directamente a la sala de urgencias de cualquier centro médico donde sabrán atendernos profesionales.

Por qué se producen las pérdidas de sangre en el embarazo

Es sencillo diferenciar entre las pérdidas de sangre y las hemorragias ya que las primeras son un sangrado ligero, similar al que se tiene cuando comienza el periodo o cuando finaliza. Su tono puede ser rosa, rojo incluso hasta marrón. Mientras que las segundas tienen un color rojo intenso y son mucho más abundantes.

No siempre es sencillo determinar cuál es la causa de las pérdidas de sangre o la hemorragia durante el embarazo, ya que el suministro de sangre al cuello uterino y a la pelvis es mayor durante el embarazo, es muy común que se produzcan pérdidas tras una exploración ginecológica o una relación sexual. Otras de las causas más habituales pueden ser:

  • Sangrado de implantación. En este caso es probable que se tengan ligeras pérdidas de sangre, que durarán aproximadamente entre uno o dos días, momento en el que el óvulo fecundado se está pegando a la pared del útero. Ésta es una fase que se produce seis o siete días tras el momento de la fertilización, cuando con seguridad ni siquiera se sabe que se está embarazada.
  • Aborto espontáneo o embarazo extrauterino. En esta ocasión, las pérdidas de sangre o la hemorragia pueden establecer un primer síntoma de aborto espontáneo o embarazo ectópico o extrauterino, generalmente si además se acompañan de dolor abdominal o retortijones, equivalentes a los que se pueden generar cuando tenemos la regla.
  • La hemorragia también puede resultar un síntoma de embarazo molar, una afección algo extraña en la que el óvulo fecundado presenta irregularidades en el momento de la concepción, que hacen imposible que el embrión pueda llegar a término y sobrevivir.

Vía | www.clinicadam.com
Foto | dizznbonn