El calcio en el embarazo

El calcio en el embarazo

Durante el embarazo lo que comemos sirve para alimentar también a nuestro bebé y cuando éstos no son bastantes toma lo que necesita de las reservas de nuestro cuerpo a expensas de nuestras necesidades.

El calcio en el embarazo es uno de los minerales que el cuerpo utiliza para formar la estructura, interviene en el desarrollo de los huesos y los dientes, la calcificación del bebé comienza en la semana octava de gestación, en la semana 26 el bebé contiene aproximadamente 6 gramos de calcio en el embarazo mientras que el bebé al final contiene unos 30 gramos en el 98 % en los huesos. El 80% del calcio del bebé se deposita durante el último trimestre de gestación cuando el crecimiento del bebé es máximo y comienza la formación de los dientes, además el calcio también ayuda en el mantenimiento del sistema nervioso, circulatorio y muscular.

La ingesta diaria de calcio en el embarazo de una mujer debe ser de unos 1.000 gramos al día preferiblemente de los productos lácteos que son los más adecuados y de más fácil asimilación. La leche, el yogurt, o el queso son fuentes de calcio, también en pescados enlatados como las sardinas y salmón, en la horchata, en las avellanas, almendras nueces semillas de sésamo o pan integral.

Entre los muchos análisis que se hacen durante el embarazo el médico será el que indique si los niveles de calcio en el embarazo son los correctos o si es necesario tomar un suplemento adicional de vitaminas, entre ellas el ácido fólico, la vitamina D, C o el calcio.

Más información|nutriendonos.blogspot.com
Foto| Monkey Business