La DGT incrementará los controles sobre el uso de los sistemas de retención infantil

En el año 2010 se ponía en marcha un paquete de medidas, cuya finalidad era garantizar la seguridad de los niños en los coches. Se anunciaban penas de cárcel para aquellos conductores que llevaran a los niños en el coche sin el cinturón de seguridad o la silla de retención infantil, en el caso de que tuvieran un accidente y los pequeños fallecieran. Personalmente hubiéramos endurecido mucho más las medidas, y más sabiendo que las campañas de seguridad vial no terminan de captar la atención de todos los padres. Hoy podemos saber que con motivo de la vuelta al cole, la DGT incrementará los controles sobre el uso de los sistemas de retención infantil.

Hasta el próximo 16 de septiembre los controles de carretera de la DGT vigilarán que los niños utilicen el correspondiente sistema de seguridad infantil según su peso y estatura. Se lanza una nueva campaña que pretende recordar a todos los padres cuáles son los riesgos de no utilizar estos sistemas, así como la obligación de utilizarlos. Si un menor no lleva el cinturón o la correspondiente silla de retención infantil, los conductores serán sancionados con una multa de 200 euros y la pérdida de tres puntos en el carné de conducir, claro que esta medida se amplía a todos los ocupantes del vehículo, serán multados si no lo llevan puesto. Son medidas que deberían endurecerse, si se impusieran otro tipo de sanciones seguramente tendrían más éxito que las campañas de seguridad vial infantil. Por otro lado nos parece absurdo que se extremen los controles sobre el uso del cinturón sólo durante una semana, encontramos niños que viajan en coche todo el año.

Parece ser que en lo que llevamos de año, 556 personas han fallecido en accidentes de tráfico, de ellas 121 no llevaban el cinturón de seguridad, por otro lado, la mitad de los menores de 12 años que han fallecido durante los meses de julio y agosto no llevaban el correspondiente sistema de seguridad. Los agentes de la Guardia Civil incrementarán los controles, pero también se invita a los policías municipales de cada localidad a que se sumen a esta campaña y vigilen que se usan los sistemas de retención infantil en vías urbanas, hay que recordar que aunque la velocidad sea menor en los núcleos urbanos, los riesgos siguen siendo elevados.

Un simple frenazo circulando a 50 kilómetros/hora puede convertir a un niño pequeño en un proyectil de media tonelada imposible de frenar, por lo que podemos imaginar las consecuencias de no llevar la silla de retención infantil. Del mismo modo, es muy importante que los sistemas estén perfectamente colocados, de una instalación deficiente derivan ante un pequeño accidente lesiones que pueden llegar a ser graves. En las áreas urbanas es la confianza la que juega malas pasadas, realizar un trayecto corto y habitual en ciudad hace que los padres se muestren menos vigilantes e incluso, como se trata de un trayecto corto, por comodidad no se utilizan los sistemas de retención. Parece que desaparece la conciencia sobre el grave riesgo de esta acción.

En el vídeo nos explican que cada año mueren 40 niños en accidentes de tráfico, unos 3.000 sufren lesiones, la principal causa de muerte de niños mayores de cuatro años siguen siendo los accidentes de tráfico, algo que ya hemos repetido en varias ocasiones, cambiar estas estadísticas está en manos de todos.