Loquios ¿Qué son?

loquios

Tanto si es parto natural, como si se produce mediante una cesárea, después del parto es muy habitual que se produzcan pérdidas vaginales conocidas como loquios. Es una mezcla de sangre y restos de la costra del útero que se han formado durante la gestación, así como de las exudaciones que se crean al cicatrizar la erosión que deja la placenta tras su eliminación.

A lo largo de los primeros días, los loquios tienen un color rojo muy vivo y en ocasiones, van unidos a coágulos de sangre, lo que resulta muy similar a una regla intensa. Posteriormente, el flujo se torna en un tono más oscuro y, según se reduce la cantidad, se convierte en acuoso, amarillento o blanquecino, compuesto por glóbulos blancos y células de las paredes del útero.

Puede aparecer de manera intermitente, segregando a intervalos, o bien surgir de manera más persistente.

Normalidad en el sangrado

Si durante un rato se ha estado recostada la sangre se habrá acumulado en la vagina, es probable que aparezcan algunos coágulos pequeños al levantarse. La disipación total de este flujo suele producirse a partir de los veinte días tras el nacimiento del bebé, aunque puede incluso durar hasta 6 semanas.

Si las pérdidas sanguíneas se mantienen originándose de forma abundante y despiden mal olor, tras los primeros quince días, es recomendable acudir al especialista.

Incluso si surgen episodios de fiebre, que podrían estar provocados por la persistencia de restos de pedazos de membranas placentarias en el interior del organismo de la mujer, que pueden ocasionar algún tipo de infección.

Relajar el ritmo

No se deben usar tampones a lo largo de este periodo para impedir potenciales infecciones. Lo más aconsejable es el uso de compresas de gran tamaño y renovarlas con gran periodicidad.

En primer lugar se deben tomar las cosas con tranquilidad, se debe descansar lo máximo posible y evitar esfuerzos.

Si las manchas color rojo intenso reaparecen en el momento en el que los loquios ya se están tornando más claros, hay que comenzar a reducir el ritmo de actividad. Si después de estar en cama durante todo un día, se siguen produciendo el sangrado será necesario ponerse en contacto con el médico o la matrona.

Si se produce un sangrado intenso anormal, en una sola hora la comprensa está completamente húmeda o los coágulos de sangre resultan muy grandes, esto es un aviso de que se está produciendo una hemorragia tardía de posparto y necesita de atención inmediata.

Más información | Wikipedia
Foto | Eugenia_y_Julian