Los golpes en la cabeza pueden tener efectos duraderos en los niños

En muchas ocasiones aunque los padres pongan todo el cuidado del mundo en tratar de que sus niños no sufran ningún tipo de problemas, los accidentes caseros pueden ser imposibles de evitar, y uno de los más frecuentes es el que termina con un golpe en la cabeza de los pequeños, algo que no es dificil imaginar, es sumamente peligroso en cualquier momento de la vida pero mucho más durante la infancia que es cuando tienen lugar la formación de diversas conexiones nerviosas cerebrales.

Las repercusiones de un golpe en la cabeza pueden ser muy variadas y extenderse a lo largo del tiempo, los niños pueden manifestar problemas de memoria y problemas de atención hasta inclusive un año después de haber sufrido el accidente en el que tuvo lugar la correspondiente conmoción cerebral. Los problemas relacionados a las consecuencias de un golpe en la cabeza se relacionan con una calidad de vida más pobre, con problemas de aprendizaje e inclusive de conducta y autoestima.

Todo se ha podido conocer gracias a un nuevo estudio en el que participó Keith Yeates, del Nationwide Children’s Hospital en Ohio, que comenta al respecto:

“Nuestro estudio muestra de manera muy convincente que a la gran mayoría de los niños les va muy bien tras sufrir un traumatismo cerebral leve”…”La noticia no tan buena es que hay un grupo pequeño de niños que tienen síntomas hasta un año después de la lesión”.

Los golpes en la cabeza son en general la forma más común y frecuente de sufrir una lesión cerebral durante la niñez, es demasiado regular encontrar casos de estos en las salas de emergencias de forma semanal y son millones los niños estadounidenses, por ejemplo, que sufren un golpe de proporciones peligrosas en la cabeza por año, aunque muchos de ellos no son llevados al hospital como la condición lo requiere.

Para realizar la correspondiente investigación se siguió a un total de 186 niños con edades entre los 8 y los 15 años de edad que llegaron a las salas de urgencias con un cuadro de conmoción cerebral. Los niños con ese tipo de lesiones en el cerebro tenían mayores posibilidades de tener otros síntomas “somáticos” como fatiga, dolor en la cabeza, problemas de equilibrio y falta de memoria o problemas de atención.

Los síntomes de origen somáticos tendían en general a disminuir con el paso del tiempo, pero en otros casos los problemas cognitivos persistieron en los pacientes, sobre todo en los niños que perdieron el conocimiento en el momento del golpe en la cabeza o que recibieron malos resultados luego de una resonancia magnética.

Se llegó a la conclusión que entre un 10% y un 15% de los niños que pierden el conocimiento al tener un golpe en la cabeza tiene mayores posibilidades de continuar con problemas cognitivos durante varios meses más luego de haber sufrido la lesión, inclusive un año. Lo analizado se pudo conocer en base a la información que brindaron los padrs sobre los síntomas que padecieron sus niños comunes a todos los casos en los que hubo lesiones severas en la cabeza.

Vía | ABC del bebé
Foto | Guía Infantil