Picaduras de insectos (III): Las pulgas

Picadura de insectos (III): Las pulgas

Las pulgas son pequeños insectos que se alimentan de sangre, son de color marrón oscuro, con tres pares de patas y su último par está más desarrollado para el salto, ya que es así como se mueven.

Generalmente las pulgas habitan en los animales, pero eso no impide que si el niño anda cerca de dicho animal se vea atacado por este insecto. Si las pulgas saltan al cuerpo del pequeño comenzarán a aparecerle picaduras varias, generalmente por la cintura, tobillos, axilas, codos y rodillas. Por causa de su saliva que produce alergia aparecerán erupciones y urticaria.

El tratamiento a seguir cuando descubrimos que el pequeño puede estar sufriendo picaduras de pulga es lavar bien la zona con agua fría y jabón para calmar la piel, en caso de tener varias picaduras darle Dalsy o Apiretal para el dolor o un antihistamínico si ya puede tomarlo. En la farmacia venden cremas de hidrocortisona  para aplicar sobre las picaduras del insecto y calmar el picor aunque nuestro pediatra es el más indicado para decirnos exactamente el tratamiento a seguir. SI son muchas picaduras hay que acudir a urgencias ya que estos insectos pueden transmitir enfermedades al hombre. Es recomendable cortarle las uñas al niño para que si se rasca no empeore las heridas. Las recetas caseras recomiendan la sal para calmar la picazón y hojitas de menta para repeler a las pulgas.

Una medida a tener en cuenta una vez que vemos que ha habido picadura de pulga es lavar inmediatamente la ropa de cama en la que duerme el niño, ya que es muy fácil que el insecto esté ahí, y que cada vez que acostemos al pequeño vuelva a ser picado por las pulgas. También lavar la ropa que llevaba puesta, aspirar bien todo tipo de alfombras y moquetas que hayan podido estar expuestas a este insecto, y si tenemos animales domésticos en casa llevarlos a desparasitar ya que son los principales portadores de estos insectos.

Librarse de las pulgas es difícil y lleva tiempo por lo que hay que tener paciencia y buena vista ya que por su tamaño son bastante complicados de detectar.

Foto| Sergiy Goruppa