Beneficios de la fórmula para prematuros

Se ha desarrollado un nuevo estudio que indica que sería sumamente beneficioso alimentar a los niños que nacen con peso muy bajo con leche de fórmula para prematuros por lo menos durante los primeros 6 meses de vida en lugar de suspender la toma ni bien reciben el alta, ya que de ésta manera se estará fortaleciendo y mejorando su perfil metabólico.

Las fórmulas enriquecidas para niños prematuros cuentan con nutrientes que son positivos para los niños aún cuando hayan nacido a término pero que muestren un bajo peso, seguir alimentándolos con ella genera un crecimiendo temprano mucho más rápido sin un aumento de la adiposidad central, por lo que no hay que temer por una prematura obesidad infantil.

Los niños prematuros con peso muy bajo al nacer que consiguen sobrevivir son realmente propensos a desarrollar morbilidades crónicas como la resistencia a la insulina y la obesidad, por lo que lo que se busca con la nutrición temprana es reducir la incidencia de las restricciones al crecimiento eliminando las consecuencias en su salud relacionadas al crecimiento rápido.

El equipo investigador indicó:

“Creemos que nuestros resultandos brindan importante respaldo al concepto de que las prácticas de alimentación en el período perinatal tienen consecuencias importantes y a largo plazo sobre la salud”…”Evitar el efecto adverso del crecimiento temprano rápido sobre la composición corporal en los niños de muy bajo peso al nacer es una meta importante cuando se diseñan los regímenes alimenticios”.

Para el estudio se analizó a 185 bebés con edad gestacional de menos de 32 semanas o que pesaban menos de 1.500 gramos, 95 de ellos fueron alimentados mediante la fórmula para bebés prematuros por no menos de 6 meses, y el 87 sólo recibieron leche de fórmula fortificada durante su estadía en la unidad neonatal de cuidados intensivos. Los bebés de ambos grupos fueron comparados en peso al momento de nacer así también como en su longitud, edad gestacional, circunferencia de la cabeza, sexo y porcentaje de nacimiento con peso menor a un kilogramo.

A los 24 meses de edad todos los bebés alimentados con fórmula para niños prematuros hasta los 6 meses tenían menor masa grasa total en comparación a los pequeños que la recibieron solamente durante su internación, teniendo además menor cantidad de grasa troncal desde el año a los dos años de vida. Esos niños también presentaron menores niveles de insulina en ayuno.

El equipo concluyó:

“Los resultados de este estudio son únicos para nuestro conocimiento a la hora de evaluar el impacto de una intervención nutricional con uso prolongado de fórmulas para prematuros y los efectos significativos sobre la composición corporal y la insulina en ayunas, que tendrían importantes consecuencias en los riesgos (de salud) a largo plazo”.

Vía | Publico
Foto | Morphealt