Infeccion urinaria

infeccion urinaria

La infección urinaria es una enfermedad muy frecuente durante el embarazo. Si no es tratada a tiempo puede desencadenar serios problemas, por eso, es necesario consultar al médico ante la aparición de síntomas extraños y no automedicarse.

¿Por qué aparece la infección urinaria?

Estas enfermedades son más comunes en mujeres debido a la anatomía de nuestro cuerpo. La uretra es más corta que en los hombres, lo que facilita la transmisión de bacterias. Durante el embarazo, se acentúan aún más las posibilidades de desarrollarlas, debido al peso que el bebé ejerce sobre la vejiga, la micción frecuente (debido a la habitual incontinencia urinaria en las embarazadas) y el aumento del trabajo del riñón.

Las infecciones buco-dentales también pueden ser causantes de infecciones en las vías urinarias. Y, sin el tratamiento adecuado, se pueden trasmitir a otros órganos. Si tu pareja tiene una infección, se puede trasmitir a través de las relaciones sexuales. Por lo que es necesario que ambos se controlen y sigan el tratamiento adecuado.

¿Cuáles son los síntomas de una infección urinaria?

Existen distintos tipos de infecciones y cada una de ellas tiene síntomas característicos. La más común es la cistitis: en la que es común el aumento de la micción, la sensación de no poder orinar aunque se tengan ganas constantemente, el ardor o dolor al orinar y el picor. También pueden presentarse dolores en los riñones o en la parte baja de la espalda.

En ese caso, debe constatarse que no se trate de una infección en el riñón, que es mucho más peligrosa. Además de los síntomas descriptos, se presenta fiebre y puede provocar contracciones. También debemos mencionar a la bacteriuria asintomática: un tipo de infección urinaria que no produce síntomas y, si bien es leve, puede provocar problemas mayores sin su debido tratamiento. Se detecta en los análisis de rutina.

¿Cuáles son los tratamientos?

Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas debes consultar al médico con urgencia. El tratamiento habitual es el suministro de antibióticos durante un periodo de tiempo que oscila de 3 a 10 días. Se deben repetir los análisis de orina una vez terminado el antibiótico para descartar que la infección vuelva a aparecer. En el caso de la infección del riñón, dependiendo de la gravedad, puede necesitarse hospitalización.

Cómo prevenir la infección urinaria

No existe una forma totalmente segura de evitar las infecciones pero se pueden tomar algunas medidas preventivas. Durante el embarazo, deberás extremar tu higiene personal, especialmente en la zona vaginal y anal, para evitar la acumulación de bacterias. Es necesario utilizar ropa interior cómoda y de algodón para evitar la transpiración en la zona. Siempre que sientas la ropa interior húmeda o tras un baño en la piscina, debes secarte y cambiarte.

Foto | daviddesign