inicio Blog de papás Posturas durante el embarazo (II)

Posturas durante el embarazo (II)

| 26 de febrero de 2009Categorías: Salud

posturas durante embarazo

Mantener una postura correcta durante el embarazo ayudará a prevenir dolores y posibles problemas. Si antes del embarazo tenías problemas posturales, es el momento ideal para corregirlos, ya que sentarse o levantar peso de forma inadecuada puede provocar desde simples, pero molestos, dolores lumbares hasta malas posturas del feto que generen dolores, contracciones o dificultades en el parto.

Los esfuerzos físicos no deberían formar parte de tu rutina durante tu embarazo pero muchas veces son inevitables, más aún si eres madre de otros niños. No es recomendable levantar peso y permanecer mucho tiempo sentada, pero si tienes que hacerlo hay maneras de minimizar los efectos que pueden producir las malas posturas durante el embarazo.

Cuidados al agacharte y levantar peso

Cuando vayas a agacharte procura mantenerte derecha y bajar despacio. Flexiona un poco las rodillas, la pelvis debe quedar en línea recta con tu columna. De esta forma, evitarás que aparezcan dolores en la zona lumbar. Cuando vayas a levantar peso, sigue el mismo procedimiento, no te dobles hacia adelante, sino que debes bajar lentamente manteniendo la espalda recta, como si fueras a sentarte. Al principio, esta técnica puede resultar complicada, ya que se requiere equilibrio, pero con la práctica lo conseguirás hacer sin esfuerzo.

Cómo permanecer sentada durante el embarazo y no sufrir consecuencias

Cuando debas permanecer sentada, hazlo sin cruzar las piernas y, después de las 30 semanas, es recomendable mantener las rodillas por debajo de la cadera para estimular a tu bebé a que se encaje en el canal de parto.

Debes mantener recta la espalda pero sin forzar la posición, ya que si no te dolerá por el esfuerzo. Apoya tu peso en las dos nalgas. Los hombros y la cabeza deben estar relajados, para no acumular más tensión en la zona.

Si permaneces muchas horas en la misma posición, es recomendable la práctica de unos pequeños ejercicios para evitar problemas. Rota los hombros y la cabeza, cambia de posición tus piernas (estíralas, flexiónalas, súbelas a una silla, ábrelas, etc.), rota los tobillos, mueve los dedos de los pies, etc. De esta forma evitarás que se acumulen tensiones en esas zonas y debas padecer molestos dolores.

También es muy recomendable que cada cierto tiempo (media hora o una hora) camines aunque sea unos pocos pasos para activar la circulación en las piernas. Permanecer mucho tiempo sentada (más aún si cruzas las piernas) favorece la aparición de várices, de por sí normales durante el embarazo, debido al peso que las piernas deben soportar, por lo que con un pequeñísimo paseo podrás minimizar estos efectos y evitarás sentir las piernas doloridas y pesadas al final del día.

Foto | Petro Feketa

MÁS ARTÍCULOS EN EL BLOG DE PAPÁS

Posturas durante el embarazo (II) (0)

No hay ningún comentario aún, ¡Sé el primero en comentar!

TU OPINIÓN SOBRE "Posturas durante el embarazo (II)"