La ecografía

La ecografia

¿Qué es la ecografía?

La ecografía es un procedimiento de imagenología que emplea los ecos de los ultrasonidos sobre un cuerpo como fuente de datos para formar una imagen, normalmente para realizar un diagnóstico. Un pequeño objeto similar a un micrófono llamado transductor emite las ondas de ultrasonidos y un ordenador las convierte en imágenes.

La ecografía es un procedimiento muy sencillo, que no emite radiación y que sirve para visualizar al feto que se está formando. Es una prueba de gran importancia ya que permite controlar al feto, su evolución y las diversas patologías que pueden surgir.

¿Para qué sirve la ecografía?

Además de para detectar enfermedades como los miomas uterinos, embarazos ectópicos, embarazos múltiples, deformidades del feto, para controlar hemorragias durante el embarazo, o algo tan sencillo como saber de cúanto tiempo está embarazada la mujer, entre muchas otras cosas. La ecografía también sirve para tener un primer contacto de la madre con el bebé, desde la sexta o séptima semana ya se le puede ver. Confirma el embarazo, el desarrollo normal del feto, el peso y tamaño que tiene así como sus proporciones y controla dónde está implantada la placenta. También nos permite saber el sexo del bebé antes de que nazca.

Cuando se hacen las ecografías

Como mínimo deben realizarse tres ecografías, la primera entre la semana 6ª y 12ª, para diagnosticar el embarazo, la segunda entre la 16ª y la 20ª para diagnosticar las malformaciones fetales, y la tercera ecografía a las 32ª semanas para diagnosticar el crecimiento fetal.

Ecografía en 2D

Durante un embarazo normal deben hacerse un mínimo de tres ecografías en 2D que son las tradicionales en blanco y negro, sin volumen, la imagen es plana. La ecografía en 2D es la más sencilla y también la más adecuada para hacer un diagnóstico fetal. Con ella se detectan hasta un 90% de las malformaciones fetales. La madre se tumbará en una camilla y le pondrán sobre el abdomen un gel que permite deslizar el transductor por la barriga de la madre y en una pantalla veremos como el médico toma medidas del feto.

Ecografía en 3D

Son un complemento a la ecografía en 2D, mostrando una imagen más real del feto. Se suelen hacer entre la semana 24ª y 25ª o en la 30ª y 31ª. En el último trimestre debido ya al tamaño del feto y la escasez del líquido puede que no permitan ver bien al niño. Permite ver imágenes nítidas, fijas y en color. Permite profundizar más en la exploración para examinar los huesos del feto o solo la piel.

Ecografías en 4D

Son lo mismo que las ecografías en 3D solo que a partir de decenas de imágenes en 3D por segundo permite ver el movimiento del feto en tiempo real. Dan la sensación de ver al bebé como en un video, se puede ver como el bebé parpadea, saca la lengua, sonríe, se chupa un dedo, bosteza, abre y cierra las manitas… Permite valorar las patologías externas, como el estudio del paladar, los dedos, la piel.

Se puede grabar en un DVD para que los padres la guarden como recuerdo.

Vía | www.babysitio.com
Más información | Wikipedia
Foto | Jason DeRusha