Nuevo método para calmar los gases del bebé

Nuevo método para calmar los gases en los bebésLos gases son una afección que padecen los bebés sobre todo los primeros meses de vida. Se dan cuando el bebé absorbe aire y luego no puede expulsarlo. Estos gases son un problema para el bebé, que seguramente intente comunicártelo con su llanto. Para evitarlo lo mejor es que conozcas su origen, cómo prevenirlos y los posibles remedios.

El origen de los gases del bebé se da como ya hemos dicho cuando absorben aire, esto es da sobre todo en las comidas y cuando el bebé llora. El origen de los gases puede ser producido por la ingesta de leche con mucha lactosa. Ahora que ya sabes el posible origen de los gases es bueno que pongas atención a prevenirlos.!–more–>

Puedes prevenir los gases prestando atención a las tomas del bebé y que este no tome aire, observando la burbujita de aire del biberón. Otra forma es clamando el llanto del bebé, intentando que llore lo menos posible. Además de esto debes poner cuidado en lo que comes, pues lo que comas repercutirá en la composición de tu leche. Es preferible que amamantes a tu hijo antes que darle biberón, pues la tuya tiene menos lactosa.

Para curar los gases del bebé puedes hacerles masajes que faciliten la expulsión de los gases, estar junto a ellos para que se tranquilicen es importante, pues sienten tu presencia y se notan arropados. Además de estas formas existe un nuevo método para calmar los gases del bebé

Este nuevo método tiene cinco pasos, si los realizas seguidos accionan el “instinto innato de calma del niño”.

“Este método puede ayudar a dormir a los niños que no tienen cólicos una o dos horas más por noche”, afirma el Dr. Karp, pediatra, y  autor del libro “El bebé más feliz de la cuadra”

Los bebés nacen con el cerebro del tamaño de una manzana, con un limitado control de los músculos y sentidos limitados, por ello les cuesta controlar los gases y se ponen tan nerviosos. Para realizar el método de Karp se deben efectuar los pasos con cierto aire de danza.

  1. Envuélvelo o abrígalo con algo que imite la restricción del vientre materno.
  2. Toma al bebé envuelto y hazle rodar con tus brazos, delicadamente, como un baile.
  3. Ahora haz un fuerte “shhhhhh” cerca de su oído. El sonido imita lo que el feto escucha dentro del vientre materno, el sonido debe ser tan fuerte o más que el llanto del niño.
  4. Sujeta bien al bebé y muévelo como si estuvieras tiritando, ten mucho cuidado con la cabeza y el cuello, el movimiento no debe ser brusco.
  5. El último paso es la succión sin alimento. Tras este último paso el bebé se calmará.

Más información LaNacion
Fotografía tostadophoto.com