El descenso de la natalidad en Europa

Reemplazo generacional

El descenso de la natalidad en Europa es cada vez más acusado y los expertos están preocupados por ello, el reemplazo generacional peligra y como sabemos, los niños son el motor de un país en todos los sentidos. En el año 2004 las estadísticas reflejaban que la tasa de natalidad europea se situaba en 1’5 hijos por mujer, cifra alejada de la considerada adecuada y fijada en 2’1 hijos por mujer para garantizar el reemplazo generacional. La baja natalidad europea es significativa, aunque en algunos países es mucho más evidente, España cifra su tasa media de natalidad en 1’32 hijos por mujer, en Italia es de 1’34 y en Grecia de 1’29 hijos por mujer.

Hablando de nuestro país, si nos remontamos al año 1978 la tasa de natalidad se situaba en nada menos que en 2’8 hijos por pareja, el reemplazo estaba sobradamente garantizado, pero han sido muchos los problemas y las causas que han propiciado un descenso significativo de la natalidad, según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), esto no ha hecho más que empezar y se prevé una crisis de natalidad española que malogrará el reemplazo generacional. El retraso de la edad para tener hijos, la falta de políticas sociales que promocionen la natalidad, el aborto y otras cuestiones han configurado un panorama bastante complicado.

En la publicación digital Forum Libertas nos hablan de cinco causas principales de la baja natalidad europea, la primera ya citada, es que el primer hijo se tiene demasiado tarde, la edad media para tener un bebé se ha ido retrasando con el paso de los años. España es uno de los países con una media de edad más tardía para tener un hijo, en el año 2007, esta se situaba en los 29’3 años, por otro lado, un 30% de las mujeres tenían su primer bebé pasados los 35 años de edad. Por cierto, será interesante retomar la lectura del post La edad de maternidad en España alcanza el máximo histórico de 31 años.

La segunda causa es el descenso del número de matrimonios, se indica que al casarse poco y más tarde, provoca que se tengan menos hijos. Se puntualiza que sólo un 58% de las parejas están casadas y esto conduce a una desintegración social. La tercera causa es la falta de políticas sociales, en esto estamos totalmente de acuerdo, poco se hace por promover la natalidad, todo lo contrario, predominan los recortes sociales, quizá deberían tomar ejemplo los gobernantes de políticas como la que se adoptó en Alemania, de ello hablábamos en el post ¿Cómo aumentar la tasa de natalidad? Otros países como Francia también son un modelo a seguir, han logrado invertir la tendencia con ayudas familiares eficaces, en el año 2005 la tasa de hijos se situaba en 1’99 por mujer, en el 2006 ya superaba los dos hijos, y esto se consigue con las oportunas ayudas para la natalidad y la crianza de los niños.

La cuarta causa de la que se habla en la publicación de Forum Libertas es el aborto, algo que afecta a todos los países pero que desgraciadamente, parece que España vuelve a sobresalir, la tasa de abortos se sitúa entre el 20 y el 25%, las cifras asustan, en nuestro país se sitúa la tasa de abortos por año en 112.000, superando a casi todos los países comunitarios. Finalmente la última causa relacionada con la baja natalidad en Europa es la infertilidad y concretamente la calidad del semen, esta se reduce un 1% anual, durante los últimos 20 años se ha reducido por tanto en un 20% la calidad seminal, por lo que la tasa de fecundación se ha reducido significativamente y cada vez son más solicitados los tratamientos de reproducción asistida para lograr la concepción. En este aspecto, el empeoramiento de la calidad del semen está relacionado con problemas como el estrés, la contaminación medioambiental, los hábitos de vida poco saludables, etc.

Foto | CodyR