Las legañas

Enfermedades infantiles de los ojos

Las legañas se producen en los bebés como consecuencia de la obstrucción que sufren los conductos lacrimales a causa del exceso de mucosidad, este hecho impide que las lágrimas puedan fluir con normalidad y en consecuencia se produce una secreción que combina la mucosidad, las lágrimas, el polvo, las células muertas, etc., originando las denominada legañas.

Cuando los bebés no duermen, el parpadeo suele eliminar esta secreción gracias a las lágrimas, pero cuando duerme el parpadeo es inexistente y por tanto aumenta la posibilidad de que se produzcan las legañas. Se trata de una secreción que puede ser blanquecina, amarillenta o verdosa y procede de la mucosa y las glándulas de los párpados que, en contacto con el aire, se resecan alrededor de los ojos del bebé pudiendo llegar a sellárselos.

Las legañas también pueden producirse por otro tipo de problemas, como por ejemplo la conjuntivitis, una inflamación de la conjuntiva causada por una infección, una alergia, etc. En cualquier caso es fundamental limpiar bien los ojos del bebé utilizando una gasa estéril humedecida con suero fisiológico con el propósito de reblandecer las legañas que impiden al pequeño abrir los ojos.

Las legañas se deben retirar con mucho cuidado a fin de evitar que se puedan introducir restos legañosos en los ojos, recuerda que nunca debes realizar esta acción con los párpados en seco.

La higiene es fundamental en este proceso, hay que tener en cuenta que los ojos del bebé son muy delicados y que son un blanco potencial para virus y bacterias. Deberemos extremar nuestra higiene en las manos y a la hora de limpiar cada ojo utilizaremos una gasa distinta para de evitar que los virus o bacterias que puedan estar presentes en un ojo, pasen al otro.

Cuando se produzcan legañas lo más adecuado es acudir al especialista para que determine cuál es el origen o motivo y nos aconseje el tratamiento más adecuado, si se trata de conjuntivitis, posiblemente nos recetará unas gotas o una crema, si se tratara de legañas producidas por una obstrucción lacrimal, posiblemente te enseñe a realizar al bebé unos masajes en la pared nasal a fin de aliviar dicha obstrucción.

Ante las legañas, extremar los cuidados mencionados tres veces al día, permitirá al bebé sentirse mucho mejor aliviando las molestias y además se prevendrán otro tipo de enfermedades.

Más información | Mi Farmacia
Más información | Wikipedia
Foto | Adam Przezak