La bolsa para el hospital

La bolsa para el hospital

Según se va acercando la fecha del parto una de las cosas que debemos tener a mano es la bolsa para el hospital que la madre va a necesitar durante su estancia allí. Y la pregunta que se hace siempre es ¿Que tengo que meter en la bolsa?. Los nervios y las dudas asaltan a las primerizas, algunas dudas no se resolverán hasta estar allí pero hay otras que son fáciles de prevenir.

Lo primero que hay que tener claro es que como máximo se suele estar cinco días si ha habido cesárea de por medio, si no en un par de días estarás en casa, así que no hace falta llevar una bolsa enorme. El pijama, en el caso de los hospitales públicos, te lo proporcionan ellos, los privados no siempre te los dan así que elige un par de pijamas abiertos por delante para facilitar la tarea de dar el pecho. Es recomendable llevarse una batita en la bolsa para el hospital porque a veces hace frío y sus pijamas no abrigan mucho. Unas zapatillas para cuando tengas que levantarte, unos calcetines porque en el paritorio hace frío a veces, un par de sujetadores de lactancia, y la bolsa de aseo.

Las braguitas desechables son muy útiles y las venden en las farmacias, ya que nada más dar a luz el hospital te proporcionará compresas (en el caso de los públicos, preguntar en el privado) ya que el sangrado es abundante, y las braguitas desechables son mucho más cómodas que las normales y más higiénicas.

Si tienes claro que vas a dar el pecho los discos de lactancia también son bastante útiles para mantenerte limpia, y también son fáciles de conseguir. Las toallas no hace falta que las lleves en la bolsa del hospital porque allí te las proporcionan.

En cuanto a ropa, cualquier familiar te puede llevar, para el día que vayas a salir, la ropa que te quieras poner, por lo que no es necesario meterla en la bolsa, eso sí ten en cuenta que durante algún tiempo tendrás bastante barriga después del embarazo así que deja preparada alguna prenda de cuando estabas embarazada.

Para el bebé, en los hospitales públicos suelen darte todo lo que el niño necesita. Te proporcionan los pañales, cremas, colonias, geles para el baño del bebé, gasas… lo que sí recomendamos es meter en la bolsa unos calcetines de bebé porque eso no te lo proporcionan y a veces los pies se les quedan fríos. Si la clínica es privada, ahí si tienes que llevar la ropita del niño porque no te la dan.  Un gorrito, un par de pijamitas cómodos y fáciles de abrochar, varios bodies con automáticos en el cuello y en la parte de abajo, calcetines, baberos, manoplas para evitar que se arañe, todos los productos necesarios para su aseo. Y una mantita o arrullo para cogerle en brazos y que no se quede frío.

Por último la ropita del día que va a salir el bebé te aconsejamos igual que con la tuya que la dejes preparada para que algún familiar pueda llevártela y que así no se arrugue en la bolsa del hospital. El padre puede ocuparse de llevar la cámara de fotos para inmortalizar el momento, y toda la documentación necesaria tanto para ingresar la madre como para cuando nazca el bebé, historial de embarazo, cartilla sanitaria, DNI

Y no te preocupes por si se te olvida algo, tus familiares siempre estarán ahí para ayudarte y conseguirte cualquier cosa que en ese momento necesites.

Foto| Gregg Cerenzio