inicio Blog de papás El camino de un espermatozoide hacia el óvulo

El camino de un espermatozoide hacia el óvulo

| 16 de abril de 2011Categorías: Fertilidad, Videos y utilidades

Son muchas las complicaciones que aparecen en el camino de un espermatozoide hacia el óvulo, es un itinerario lleno de riesgos, dificultades, peligros… de unos 250 millones de espermatozoides que son liberados durante la eyaculación, sólo uno logrará su cometido, la fecundación del óvulo y el inicio de las semanas del embarazo.

Los espermatozoides tienen una única misión, fecundar el óvulo, la fortaleza, velocidad y capacidad determinará al ganador de esta carrera. Cuando salen del pene y llegan a la vagina, la distancia media que deben recorrer desde el punto de desembarco hasta el óvulo es de unos 18 centímetros, teniendo en cuenta que la velocidad de desplazamiento de un espermatozoide sano es de 35 micras por segundo (una micra representa la milésima parte de un milímetro, 0’0001 cm), la carrera es realmente larga ya que cada centímetro tiene 10.000 micras y en el camino de un espermatozoide se deben recorrer unos 180.000 micras.

Empiezan los obstáculos, el tiempo es el primer factor de riesgo y más sabiendo que el óvulo estará esperando unas 24 horas. Millones de espermatozoides han invadido la vagina, pero se inicia un proceso de selección, espermatozoides defectuosos, con poca movilidad, sin flagelo con el que poder desplazarse o con un flagelo adicional que impide su correcto desplazamiento y diferentes motivos más, provocan que hasta el 50% del grupo se queden rezagados en su carrera hacia el óvulo. El proceso de selección contempla sólo la llegada de los más fuertes y especialmente de los más veloces.

Los problemas son muchos, el sistema inmune del organismo de la madre actúa, los espermatozoides son atacados por algunos glóbulos blancos que los detectan como intrusos y terminan irremediablemente destruidos. Otro elemento que juega en contra de ellos es el pH, el ambiente ácido reduce el número de espermatozoides. Claro, que no todo pueden ser trabas, ya que si no nunca se podría producir la fecundación, el organismo de la madre ofrece algunas ayudas, el óvulo marca el camino, es como una baliza que emite señales para orientar a los espermatozoides.

Los espermatozoides sanos cuentan con una fuente energética necesaria, el fluido seminal está formado por azúcares con dos funciones, combustible para el camino y protección del ataque de los glóbulos blancos. El camino se allana con la ayuda de los fluidos de las vesículas seminales y la próstata, gracias a éstos se reduce la acidez y con ello, las posibilidades de dañar a los espermatozoides que siguen su trayectoria. Por otro lado, el moco interior se hace menos denso a fin de facilitar el desplazamiento. Otra ayuda adicional es el proceso de succión que realizan las trompas de Falopio y el útero mediante contracciones rítmicas.

La meta está cada vez más cerca, el camino de los espermatozoides hacia el óvulo se ha allanado, pero ahora se inicia un gran proceso de competencia, primero deberán atravesar el moco que rodea el cuello uterino para poder alcanzar el útero, dependiendo del estado de ovulación, este moco será más o menos fluido, si el óvulo no ha salido del ovario el moco será más denso y costará mucho más traspasarlo. A partir de este punto, el número de espermatozoides se ha reducido considerablemente, de unos 250 millones, tan solo quedan unos miles.

Tras superar los obstáculos mencionados, parece que los espermatozoides son dotados con energía extra, se vuelven mucho más activos y viajan a mayor velocidad, la proximidad del óvulo es un condicionante. Durante su trayectoria han tenido que superar diversos obstáculos que les han dado la habilidad de atravesar capas celulares, algo que les permitirá acometer la capa del óvulo para traspasarla. Quedan pocos espermatozoides, tan sólo unas decenas, pero como ya sabemos, sólo es necesario que uno alcance su meta, la fertilización y el inicio de las semanas del embarazo.

Los pocos supervivientes golpean la capa que rodea el óvulo hasta que uno de ellos logra liberar unas enzimas hidrolíticas, (principalmente la hialuronidasa) que provocan una reacción acrosómica, son enzimas contenidas en el acrosoma, un pequeño depósito situado en la cabeza del espermatozoide. Esto provoca una reacción en cadena en el óvulo, un espermatozoide entra y el resto no podrán hacerlo, ya que se crea una coraza externa que evita que se puedan introducir otros espermatozoides, se inicia el proceso de gestación del futuro bebé.

El proceso es mucho más complejo y se pueden dar muchas más explicaciones técnicas y científicas, pero con este resumen facilitado por Soitu, se puede adquirir comprensión sobre el trayecto de un espermatozoide hacia el óvulo y su fecundación.

MÁS ARTÍCULOS EN EL BLOG DE PAPÁS

El camino de un espermatozoide hacia el óvulo (2)

1
Raul Antonio Mena Fletes | 16-6-2012 a las 7:42 pm #

Que bueno este documental porque yo no sabia que algunas cosas y ahora si…. por eso dicen que uno aprende día con día.

2
argelia sernas vargez | 18-5-2013 a las 12:26 am #

gracias es muy bueno el trabajo me ayudo a realizar una tarea espero saquemos 10 un fuerte abrazo

TU OPINIÓN SOBRE "El camino de un espermatozoide hacia el óvulo"