Prevenir el resfriado

Prevenir el resfriado

En estas fechas somos más proclives a caer con un resfriado, y por supuesto los más pequeños tienen más posibilidades aún de caer enfermos, y si no se curan bien pueden derivar en enfermedades más graves como laringitis, bronquitis y neumonías. Una manera de prevenir el resfriado es poniendo un poco más de cuidado en la alimentación del bebé.

Las tres vitaminas principales para mantener unas defensas más altas ante el resfriado son la vitamina C, A y E, la vitamina C refuerza los glóbulos blancos deteniendo los ataques de virus y bacterias. La vitamina A ejerce una mayor defensa de las vías respiratorias, desarrollando y nutriendo las mucosas pulmonares. La vitamina E es un antioxidante, defendiendo los pulmones de la contaminación. Hay que añadir el zinc como algo vital para aumentar la resistencia a las infecciones víricas.

Los lugares donde podemos encontrar fácilmente estas vitaminas son por supuesto en las frutas y verduras, que aunque no son parte de las comidas favoritas de los más pequeños son parte vital de su alimentación y hay que conseguir que las coman para evitar el resfriado.

La calabaza amarilla tiene mucha vitamina A, al igual que la remolacha roja. La vitamina C se encuentra en la col, brócoli, lombarda, coliflor y berza. Por supuesto las espinacas son un aporte de vitaminas importante, mientras que los frutos secos como la almendra y los cacahuetes y el aceite de oliva tienen vitamina E y zinc.

Una buena menestra de arroz, un caldito de verduras, un kiwi de postre, o por supuesto un poco de pescado para cenar son buenas ideas para introducir las vitaminas dentro de la dieta de vuestros pequeños evitando así el resfriado.

Más información | Aquimamá.com
Foto| Serghei Velusceac