Besar a los bebés en la boca sería peligroso

Los padres besan a sus bebés, de hecho toda la familia lo hace y eso es algo muy positivo, dado que el hecho de que el niño reciba demostraciones de afecto lo ayuda a sentirse bien, respaldado y querido, permitiendole desarrollar mejor sus emociones y procurandole un bienestar a futuro, pero lo cierto es que con los besos hay que andarse con cuidado.

Es muy común ver a los adultos besando a los bebés en la cara o en la boca, como si se tratase de otro adulto, la realidad es que ésto no es así, y  hacerlo puede llegar a ser perjudicial aunque la intención no sea otra que la de demostrarle cariño a los pequeños.

Lo cierto es que besar a los bebés en la boca sería peligroso ya que como bien sabemos, durante el primer tiempo de vida los pequeños se encuentran realmente indefensos ante el mundo, su sistema inmunológico se encuentra apenas despertándose a la vida para protegerlo en el futuro, por lo que es sumamente vulnerable a contraer infecciones o enfermedades de todo tipo.

Besar a los bebés en la boca sería peligroso ya que la saliva esta repleta de bacterias, cosa que si pensamos un poco habremos, seguramente, escuchado por ahí. Humedecemos permanentemente nuestros labios con saliva que contiene una buena proporción de bacterias que con un simple beso podemos transmitir a otras personas.

Es entonces que si el bebé es besado en la boca o en alguna parte de su cara indudablemente estará contrayendo las bacterias de la saliva de aquel que lo está besando, abriendo de esta forma la posibilidad de que esa bacteria o algún agente patógeno ingrese al organismo o se aloje en el cuerpo, convirtiendose luego en una enfermedad.

Por otra parte besar a los bebés en la boca sería peligroso también por el hecho de que la salivación sobre la piel deja residuos, que van convirtiendo aquel sitio donde fue besado en un punto ideal para la acumulación de suciedad, por lo que el rostro puede adquirir un aspecto u olor desagradable, además de que está en riesgo de irritarse o tener alergias.

Aún cuando los padres lo sepan y la familia entera no practique los besos en la boca o el rostro, también hay que extender esta información para cuando el pequeño se encuentre con parientes o amigos de la casa que no estén al tanto de los peligros a los que lo exponen con un simple beso. El niño puede ser besado en la cabeza, el cabello, la barriga o los pies, tampoco se aconseja en las manos, ya que seguramente se las llevarán a la boca y el caso sería el mismo.

Vía |  Elrancahuaso
Foto | Emma Bradshaw