Embarazo y estreñimiento

Estreñimiento en el embrazo

La relación embarazo y estreñimiento es bastante común, recordemos que el estreñimiento es una frecuencia defecatoria anormal con heces escasas y duras que también se denomina constipación del vientre. La calidad de vida se ve alterada por el estreñimiento, por ello es interesante prevenirlo antes de que aparezca. Los especialistas suelen recomendar dietas ricas en fibra que favorezcan el tránsito intestinal, frutas y verduras son alimentos que deben ser disfrutados cinco veces al día. También recomiendan aumentar la ingesta de líquidos, realizar mayor actividad física, etc., todo ello debería mejorar la función intestinal.

A pesar de intentar realizar una adecuada prevención, puede ser inevitable que se mantenga la relación embarazo y estreñimiento, al menos así se mostraba en un estudio realizado por investigadores de la University of Iowa Carver College of Medicine. Hasta un 50% de las mujeres embarazadas sufrirán estreñimiento en algún momento de su embarazo, de ello nos informaba un estudio publicado en la revista digital Obstetrics and Gynecology.

En el estudio se realizó un seguimiento a 103 mujeres embarazadas sanas para determinar la frecuencia del estreñimiento a lo largo del embarazo, se determinó que durante el primer trimestre de gestación, un 24% de las futuras mamás sufría constipación del vientre, en el segundo trimestre un 26% y finalmente en el último trimestre un 16%. Incluso después del parto, un 24% de las mamás sujetas al estudio padecieron estreñimiento y las causas de ello pudieron ser algunos factores posparto o la lactancia materna.

En la aparición del estreñimiento intervienen varios factores, un suplemento de hierro (algo que es habitual en el embarazo) aumenta el riesgo de padecer estreñimiento, la obesidad también incide en el peor tránsito intestinal o tener antecedentes sobre este tipo de trastornos antes de haber quedado embarazada. Los especialistas indican que cada caso es particular y que es necesario que las futuras mamás realicen los controles médicos a fin de evitar el estreñimiento durante el embarazo.

No es complicado intentar combatir este trastorno y mejorar el tránsito intestinal, como hemos dicho antes, para reducir la incidencia de este trastorno es necesario mantener determinadas pautas en los hábitos de vida. La alimentación debería contemplar la ingesta de unos 30 gramos de fibra, frutas y verduras frescas son una buena opción, también se debe contemplar la toma de legumbres, disfrutar al menos dos veces por semana de los garbanzos, guisantes, alubias, etc., permitirá recibir la fibra necesaria para mejorar el tránsito intestinal.

Beber la cantidad de agua recomendada también es acertado, un par de litros diarios ayudará a que la fibra produzca el efecto deseado en nuestro organismo. En sucesivos post trataremos algunas dietas para embarazadas adecuadas para combatir el estreñimiento y mejorar la calidad de vida durante el embarazo.

Más información | Obstetrics and Gynecology
Foto | Friday