El baño en seco

bano-esponja1

Cuando el bebé ya tiene cierto tiempo de vida sera sumamente común darle un baño a diario, siguiendo siempre las indicaciones y consejos que te hemos dado con anterioridad para darle un óptimo baño al pequeño, pero cuando el niño recien acaba de nacer, la madre no puede ni pensar en meterlo en la tina, dado que el cuerpo del recien nacido aun sigue cicatrizando la zona del cordón umbilical, y en los niños en los que se les practica, la herida de la circuncisión.

Muchas madres entonces se preguntan cómo higienizar a sus bebés hasta que tengan edad para meterse en el agua, y la respuesta es simple, a los pequeños se les debe practicar el baño en seco, utilizando solo un paño y una esponja para limpiar el cuerpo del recién nacido hasta que sanen las cicatrices.

El baño en seco debe realizarse en un sitio cómodo de la casa, cuidando que no haya corrientes de aire y procurando un ambiente cálido y agradable, puede hacerse inclusive sobre la misma superficie en la que se le realiza la muda de pañales al pequeño. Es importante conseguir todo lo que se necesitará para el proceso antes de desnudar al niño, esto es:

  • Paños de aseo
  • Jabón y shampoo de bebe
  • Algodon esterilizado para limpiar los ojos
  • Toalla con gorro
  • Crema o unguento
  • Agua tibia en un recipiente
  • Alcohol para limpiar el cordón
  • Pañal y ropa limpia

Para realizar el baño en seco el bebé puede estar completamente desnudo o ir descubriendolo por partes si es que hace frío, teniendo en cuenta que lo último que se le quitará sera el pañal y lo primero que se lavará será la cabeza, con jabón neutro o shampoo suave, haciendo suaves masajes y enjuagando con agua tibia. Antes de continuar es necesario secarles el cabello con una toalla.

El rostro se limpia con una mota de algodón esterilizado, en la zona de los ojos, y frotando desde la natiz hacia afuera, limpiando tambien alrededor de las orejas humedeciendo los sectores y secando bien antes de continuar.

El cuello y el pecho se lavarán suavemente con la esponja, limpiando bien cada uno de los pliegues, mientras que los brazos se pueden lavar con un poco de jabón enjuagandolo luego muy bien por si se llevan las manos a la boca.

Para lavar la espalda hay que dar vuelta al bebé colocandole la cabeza de lado, limpiando con una esponja la espalda y los pliegues de la nuca, secandolo bien luego del proceso y volviendolo nuevamente sobre la espalda. Para lavar las piernas hay que extenderselas, aunque el recien nacido va a tender a encogerlas por la posición.

Por último se retira el pañal, y se higieniza teniendo cuidado con el área del cordón umbilical. Las niñas se lavan de adelante hacia atrás abriendo los labios de la vagina y limpiandolos con agua y un paño suave. Los niños se lavan con agua llegando a todos los pliegues del pene sin replegar el prepucio, en el caso de que esten circuncidados hay que tener aún más cuidado con la zona. Luego se seca bien, se aplican los unguentos necesarios,  debemos recordar no usar talco y luego se coloca un pañal limpio.

Vía |  Facemama