Los mejores juegos para los niños inquietos

Los mejores juegos para los niños inquietos

Los niños son todos diferentes, de eso no hay dudas, ya que cada uno posee una personalidad determinada que lo caracterizará de acuerdo a su forma de actuar frente a distintas situaciones de la vida.

Por ello, hay niños que son tranquilos, otros son reservados o introvertidos, otros suelen ser extrovertidos y comunicativos, mientras que otros se mantienen todo el día inquietos. Precisamente, los niños inquietos suelen ser los más difíciles de conformar, por lo que el tratar de mantenerlos entretenidos, sobre todo en verano, puede llegar a resultar una aventura imposible.

Cabe destacar que ante la posibilidad de que nuestro hijo demuestre ser hiperactivo, es aconsejable en principio realizar una consulta médica, que permita detectar o descartar la presencia de algún tipo de trastorno psicológico, como por ejemplo el llamado Síndrome de Déficit Atencional, que puede estar representado con o sin hiperactividad.

De todas formas, la mayoría de los tratamientos que se utilizan para tratar este tipo de afección se encuentran basados en ayudar al pequeño a desarrollar un autocontrol de sus actitudes, aumentar la concentración, incentivar la práctica de ejercicios físicos, enseñarles a volcar su energía en actividades que les gusten, y una serie de pautas más que permiten lograr que hasta el niño más hiperactivo pueda controlar sus energías excesivas.

Es importante mencionar que los pequeños inquietos requieren de la estructura de una rutina que se mantenga de forma constante, y que además responda a pautas simples y claras. Tengamos en cuenta que cualquier tipo de alteración a dicha rutina, seguramente ocasionará que el niño se desorganice y presente episodios de rabietas y mal humor.

Una de las actividades más recomendadas por los especialistas para que realicen los niños inquietos, consiste en la práctica de ejercicio en forma periódica. Para ello, lo ideal es que el pequeño pase cierto tiempo al aire libre, donde deberemos estimularlo para que corra, salte y juegue, y de esta manera logre gastar las energías de su cuerpo.

Dentro del hogar, podemos mantenerlos ocupados incentivándolos a desarrollar labores que son de su agrado, por lo que debemos estar atentos a los gustos de nuestros hijos para proponer la actividad correcta.

Otra de las opciones frecuentemente utilizadas por gran cantidad de padres cuyos niños son inquietos, consiste en pasar largos momentos disfrutando de una lectura en familia, lo que permitirá que el niño se relaje, aumente su capacidad de concentración y observación, utilice su imaginación, y pueda pasar un rato más que agradable junto a sus padres.

No obstante, más allá de la actividad que deseemos planificar para nuestro hijo, es fundamental que tengamos en cuenta que si nuestro pequeño es inquieto, nada mejor que las salidas al aire libre, ya que por lo general los juegos más recomendados para los niños activos suelen ser los que se desarrollan en escenarios naturales.

Vía | Guía Infantil, Familia
Foto | Leonid Mamchenkov