7 pasos para dejar de amamantar

Existen 7 pasos pare dejar de amamantar al bebé recomendados por la Liga Internacional de la Leche que suelen funcionar

bebe

Como hemos hablado en más de una ocasión, amamantar al bebé es la mejor decisión que puede tomar la madre para prolongar su cuidado, proveerle las defensas necesarias para su desarrollo, y procurarle un crecimiento sano, pero lo cierto es que llega un momento en el que hay que destetarlos.

La Liga Internacional de la Leche recomienda 7 pasos para dejar de amamantar, que según se ha investigado son los más prácticos y efectivos a la hora de querer conseguir un buen destete en un niño  deambulador. A continuación daremos los 7 pasos para dejar de amamantar recomendados por entidades de gran renombre:

  1. En primer lugar hay que poner en práctica la teoría de “no ofrezca, no rehuse”, que se debe llevar adelante tal y como se entiende, no ofrecerle el pecho al bebé, pero tampoco negárselo si este lo solicita. De esta manera no se estará forzando a ninguna de las partes, y la reducción de sesiones de lactancia se irá dando poco a poco.
  2. ‘Acordar’ con el bebé sobre dónde tendrá lugar la hora de mamar también es un beneficio, dado que el niño dejará de pedirla en cualquier momento y lugar, y sabrá que solo hay un horario y un sitio para hacerlo.
  3. La madre tiene que regular el tiempo que dura la toma de leche, consiguiendo hacer algunas cada vez más cortas. Los mejores recursos para hacerlo es distraerlo con algo en la televisión, con algún juguete que le guste, o alguna actividad que le resulte interesante.
  4. Existen momentos de real alimentación en la lactancia, y otras sesiones de amamantamiento que no son necesarias y se vuelven casi costumbre por parte de ambos. Una buena idea es la de distraer al pequeño justo antes de esas mamadas poco importantes, para esto se puede contar con la ayuda de un familiar para generar una distracción. Hay que tener en cuenta que las tomas importantes, como las de antes de dormir, son las últimas en dejarse.
  5. Otro punto importante es el de evitar los lugares acostumbrados en el hogar donde la madre suele amamantar al niño, como la mecedora, la cama, alguna silla en especial, o un sillón mullido, para que el pequeño no asocie el lugar con sus ganas infundadas de comer.
  6. Hacerlo sentir más grande también será un paso adelante para dejar de amamantarlo, pedirle ayuda en tareas simples, hacer diferentes actividades en los horarios en los que regularmente se lo amamantaba, salir de paseo o felicitarle sus avances, son agregados sumamente productivos.
  7. Por último, la madre debe limitar la toma, comenzando por darle de beber solamente de un pecho, eligiendo el que menor producción de leche presente, y haciendo las ingestas menos prolongadas. Su propio cuerpo irá limitando la producción láctea como es debido.

Via | Buenas Ideas
Foto | Conorwithonen  de Flicker