Valores negativos más frecuentes que traen los niños a casa

Antivalores en la infancia

No cabe ninguna duda que el acceso de los niños al colegio supone grandes beneficios para su socialización. Pero también no podemos olvidarnos que, si bien generalmente el tipo de familias que acuden a un mismo colegio tiene unas características generales, es bien cierto que existen realidades muy distintas a las que nuestro hijo tendrá acceso.

Es muy frecuente que los niños desarrollen actitudes contrarias a los valores establecidos en casa. Entre los valores negativos más frecuentes que traen los niños a casa generalmente se encuentran el egoísmo, las malas contestaciones o los comportamientos diferentes y opuestos a los establecidos en casas en relación con su genio o temperamento.

También es frecuente que los niños desarrollen los siguientes antivalores:

  • Falta de comprensión
  • Ausencia de solidaridad
  • Ridiculización de los niños con diferencias
  • Intolerancia
  • Rechazo

Son algunos de los valores negativos que los niños pueden traer a casa debido al contacto con sus pares en el colegio.

Si bien no hay que alarmarse en exceso, es un tema al que conviene prestar una atención especial para erradicar de raíz y cuanto antes este tipo de hábitos en nuestros hijos.

Un problema a acometer desde dos frentes

Por un lado, es fundamental indagar y saber dónde y a quién le ha escuchado emitir esas afirmaciones, hay que saber identificar el grupo de niños con quien se relaciona y, por supuesto, informar a nuestro hijo de la razón de por qué en casa no se toleran ese tipo de afirmaciones y pensamientos.

Adicionalmente, es fundamental acudir al colegio a poner en conocimiento de la profesora o profesor de nuestro hijo esta situación. Generalmente, este tipo de comportamientos ajenos a los valores se desarrollan en los tiempos de recreo donde los niños pueden intercambiar experiencias, creencias y corrientes de pensamiento y, es muy posible, que el profesor no sea conocedor de ésta situación.

Poner freno a los valores negativos a tiempo

En un momento como el que se vive actualmente, este tipo de comportamientos que se desarrollan en los cursos de la enseñanza básica y, habitualmente, en un rango de edad entre los 7 y los 10 años, es fundamental poner un freno ya que son actitudes que, de continuar, pueden desencadenar algún tipo de violencia entre los niños provocada por el rechazo, lo que sin duda puede ser un problema de índole mayor.

Para concluir, debes ser firme en la erradicación de este tipo de comportamientos. No en vano, una de las lacras a las que se enfrenta la infancia y la adolescencia es el bullying que afecta a un porcentaje cada vez mayor de niños y niñas en edad escolar.

Y sin duda, los valores negativos que traen los niños a casa son el preludio de la gran mayoría de episodios de bullying, que crecen exponencialmente en todo el mundo, adquiriendo porcentajes preocupantes, como el 30% de Italia o el 8% de Alemania.

Fuente | elmundo.es
Foto | Aislinn Ritchie