Consejos para enseñar a caminar al bebé

Enseñar a caminar al bebe

Aprender a caminar es, sin ninguna duda, el primer paso hacia la independencia del ser humano. A partir de los seis meses los niños comienzan a desplazarse ayudándose de sus manos y sus piernas en un ejercicio que se conoce como gateo. Este ejercicio es muy importante ya que fortalece su musculatura y prepara el cuerpo del niño para su transición al acto de caminar. Sin embargo, hay niños que no gatean, sin que esto suponga hándicap alguno en su aprendizaje.

No es sino hasta los 11 ó 12 meses que el niño comienza a caminar erguido ayudándose de algún objeto. Durante esta etapa, los niños comienzan a asimilar las distancias, los objetos y es el comienzo de las habilidades motoras.

Es fundamental que el niño sienta la aprobación de los adultos con cada avance, ya que esto fomentará su autoestima y le incitará a seguir esforzándose para alcanzar la satisfacción de la aprobación.

Si bien el acto de caminar es inherente al ser humano, existen algunos consejos que pueden lograr la estimulación temprana y ayudar al niño a erguirse y comenzar a caminar.

Consejos para enseñar a caminar al bebé

  • Estimula todos sus esfuerzos, déjalo apoyado en un mueble y llámale. A medida que comience a dar pasos, celébralo con palabras y gestos de aprobación.
  • Tómale de la mano y camina con él.
  • Enséñale a ponerse de pie, apoyándose en algún objeto.
  • Enséñale a abrir puertas y cajones.
  • Un buen ejercicio es dejar el niño apoyado en la pared de manera que no tiene de qué sujetarse y quedarse junto a él bien cerca y llamarlo para estimular que camine solo.
  • Es fundamental recordar que estos ejercicios deben formar parte de una rutina lúdica, nunca fuerces al niño a caminar. Adicionalmente, no debes olvidar que cada niño tiene un ritmo distinto de desarrollo y no es recomendable acelerarlo.
  • Asegúrate de su estabilidad antes de dejarlo solo, las caídas en esta etapa son muy frecuentes. Es imprescindible que mantengas la calma y no te alarmes en exceso ya que podría asustar al niño y suponer un retroceso en su aprendizaje.

Para finalizar, no te olvides de habilitar la casa para la etapa de enseñar a caminar al bebé. Cubrir las esquinas con bordes plásticos, proteger los enchufes y eliminar de su radio de acción cualquier objeto peligroso es fundamental para que el proceso de aprendizaje se transforme en un logro familiar sin ningún accidente que empañe el proceso.

Foto: Xb3