Árbol de Navidad

Decoración del árbol de Navidad

Quedan menos de un mes para el día de Navidad y los más pequeños ya están deseando empezar a decorar el árbol de Navidad, uno de los elementos decorativos más tradicionales de las fiestas de Navidad.

El árbol de Navidad, además de adornar tiene una representación religiosa, simboliza la Santa Trinidad y a pesar de que las bolas que lo adornan son muy bonitas y engalanan perfectamente el árbol, en realidad representan al pecado. Las luces que se utilizan en el árbol representan la luz divina y el coronado que se coloca en la copa representa la estrella de Belén.

Evidentemente el Árbol de Navidad para los niños no representa nada de eso, es el inicio de una cuenta atrás para que llegue Papa Noel, los Reyes Magos, el periodo vacacional y los juguetes.

En unos días comenzará la tarea de adornar el árbol de Navidad,dependiendo de la región o el país, se prepara el seis o el ocho de diciembre, pero en ambos casos la tradición marca que debe ser adornado en familia.

Lo primero que se debe hacer es comprar el árbol (si no se tiene del año anterior), preferiblemente artificial, ya que así contribuimos a preservar el medio ambiente y evitar lo que ocurre cada año, miles de árboles cuyo destino será la basura, pues no se puede tener en casa o debido a las condiciones a las que ha sido sometido será imposible recuperarlo y replantarlo.

Hay que decir que los árboles artificiales imitan muy bien a los verdaderos y están más preparados para evitar accidentes como un chispazo de las luces que pueda provocar un incendio (es recomendable comprobar si contiene una etiqueta que indica que es resistente al fuego). Las hojas de estos árboles de navidad no se caen y su durabilidad es muy amplia, nosotros tenemos uno desde hace 9 años y su estado es casi el mismo que el día en el que lo compramos.

La elección del tamaño del árbol de Navidad irá acorde al lugar donde lo coloquemos y el espacio que tengamos. Debemos tener en cuenta que el árbol no tiene que estar junto a una chimenea o un radiador, tampoco debe estar en un lugar donde entorpezca el paso. Una vez ubicado podremos colocar todos los adornos que hayamos comprado en el mercadillo de Navidad. Dependiendo de la edad de los niños, hay que evitar las figuritas pequeñas o desmontables, figuritas que tengan aristas o puntas pronunciadas, en definitiva, todo aquello que pueda representar un peligro para el niño.

Recuerda que el niño debe participar activamente en la colocación de las figuritas, es un modo de hacerle sentir la Navidad y de compartir unos momentos muy felices en familia. Ayuda al niño y que sea él quien coloque la coronación del árbol con la estrella de Navidad y anímale a colgar dibujos para colorear o postales de navidad. Seguidamente hay que colocar las luces, asegúrate de que los interruptores funcionan bien y están debidamente protegidos frente a la posible manipulación de los pequeños. Finalmente hay que colocar los espumillones, encender las luces y maravillarnos de la labor que hemos realizado en familia disfrutando de unos dulces de Navidad y cantando unos villancicos navideños.

Un último consejo, no dejes encendidas las luces del árbol de Navidad por la noche, evitarás posibles accidentes y además contribuirás a reducir el gasto energético que afecta a tu bolsillo. Seguramente se pueden dar muchos más consejos sobre el árbol de Navidad, ¿los compartes con nosotros?

Foto | AGphotographer