Todo sobre la Ptosis Palpebral Infantil I

ptosis1

Existen una gran variedad de afecciones que pueden perjudicar de forma leve o severa el desarrollo de la visión en los niños, produciendo además una dificultad significativa para el crecimiento y desarrollo normal en los primeros años de vida de los bebés.

Como hemos visto en el informe especial anteriormente publicado en Pequelia, suele haber ciertas enfermedades de la vista frecuentes en los bebés, las cuales deben ser diagnosticadas a tiempo para tener la posibilidad de dar comienzo a un tratamiento precoz que revierta la situación.

Es fundamental que los bebés posean una visión sin impedimentos, ya que la mayor parte de las actividades relacionadas al desarrollo psicomotriz del niño se encuentran íntimamente ligadas a las posibilidades y capacidades de la vista del pequeño.

Como ejemplo, podemos señalar que si en sus primeros meses de vida, el bebé presenta algún tipo de afección visual, que le impida desarrollar su capacidad de percibir su entorno correctamente y, de esta manera, poder comenzar a conformar una visión que le permita construir una realidad con las dimensiones apropiadas, es posible que el niño demuestre importantes dificultades para evolucionar en otros aspectos como comenzar a caminar.

Por ello, los padres somos los encargados de estar pendientes de la posible aparición de síntomas relacionados con la salud visual de nuestros hijos. En esa línea, al igual que defectos como el estrabismo, que son apreciables a simple vista, la denominada Ptosis Palpebral es una afección que se presenta mediante un síntoma inequívoco: el párpado caído.

En este informe especial, te acercaremos información acerca de todo lo referido a la Ptosis Palpebral, con el fin de que si notas que tu bebé presenta este defecto, puedas recurrir a la consulta médica para evaluar la posibilidad de realizar un tratamiento precoz.

¿Qué es la Ptosis Palpebral?

La denominación médica Ptosis Palpebral se refiere al defecto físico que presenta el ojo cuando uno o ambos párpados superiores se ubican de forma extremadamente baja, es decir, que aparentan estar caídos.

Este defecto físico, de acuerdo al tipo de Ptosis Palpebral que presente el paciente, puede llegar a provocar una obstrucción que reduce significativamente el espectro de visión del ojo afectado, impidiendo incluso la vista en su totalidad.

Los inconvenientes causados por este defecto pueden ser variados, dependiendo de si se presenta una Ptosis Palpebral leve, moderada o grave. Básicamente, se considera que la afección es leve cuando el párpado obstruye solamente la parte superior de la pupila; mientras que se trata de un caso severo cuando mantiene el ojo afectado sin actividad, debido a que la pupila ha sido completamente tapada por el párpado caído.

Por otra parte, cabe destacar que la Ptosis Palpebral puede aparecer desde el nacimiento, por lo que se trataría de una Ptosis congénita, o bien desarrollarse con el paso de los años, la cual se considera una Ptosis adquirida.

Por lo general, la Ptosis Palpebral infantil suele presentarse desde el nacimiento del pequeño, por lo que se considera que se trata de una Ptosis Palpebral congénita.

Para conocer más información acerca de la Ptosis Palpebral infantil, te invitamos a leer la segunda parte de este informe especial sobre ptosis palpebral infantil.

Vía | Oftalmo, Massimo Signorini
Foto | Ragesoss