Problemas visuales frecuentes en los bebés II. Estrabismo

ojo-5

Continuando con el informe especial acerca de los problemas visuales más frecuentes en los bebés, es importante mencionar que uno de los inconvenientes más comunes en los pequeños suele ser la aparición de estrabismo, y, en menor medida, la ambliopía, conocida también como ojo vago.

Cabe destacar que el estrabismo es una de las causas más comunes de la ambliopía, por lo que, si se trata el estrabismo de manera precoz, se evita la aparición posterior de la ambliopía.

Existen muchos casos de bebés que presentan un leve estrabismo, ya que, en los primeros meses de vida, los bebés suelen mostrar una desviación intermitente de uno o ambos ojos, la cual se corrige cuando el niño llega aproximadamente a los 6 meses de edad.

En la mayoría de los casos, se trata de un falso estrabismo, que se presenta por el síndrome del hipertelorismo, es decir, por el espacio que existe entre los dos ojos del bebé; aunque también puede estar condicionado por lo que se denomina epicantus, que se trata de una configuración especial del párpado.

El estrabismo real, que persiste después de los seis meses de vida del niño, consiste en la incapacidad de poder alinear ambos ojos de forma correcta, problema que ocasiona que sólo uno de sus ojos se encuentre activo.

En este caso, es fundamental realizar la pertinente consulta médica, que permitirá diagnosticar de manera precoz cualquier inconveniente visual relacionado al estrabismo, con el fin de evitar posibles trastornos futuros en la vista de nuestro bebé.

El método utilizado por los médicos pediatras para determinar si el niño sufre de estrabismo, se realiza mediante una exploración ocular en búsqueda del reflejo corneal. Para ello, se coloca al niño frente a la luz de una linterna especial, la cual se ubica a 30 centímetros del rostro del pequeño. Si se observa que el reflejo luminoso se encuentra correctamente centrado en ambos ojos, es porque, afortunadamente, la vista de nuestro hijo es normal. Por el contrario, cuando los globos oculares no se hallan alineados correctamente, nos encontramos frente a un caso de desviación del ojo afectado.

Cabe destacar que el estrabismo puede ser curado sin inconvenientes ni consecuencias posteriores, mediante diversas técnicas quirúrgicas, o incluso otros tratamientos que permiten corregir este tipo de trastorno, con el fin de evitar la aparición de la ambliopía.

Te invitamos a leer la tercera parte de este informe especial sobre ambioplía y lagrimeo, donde te contamos algunos detalles de los más frecuentes trastornos visuales en los bebés.

Vía | Era Salud
Foto | Grange85