Bikini para niñas de 7 años con relleno

Moda infantil indecorosa

Hoy hemos podido conocer a través de los medios informativos de televisión, la comercialización de un bikini para niñas de 7 años con relleno, para que esculpieran sus cuerpos infantiles convirtiéndolas en pequeñas mujeres.

No nos extraña en absoluto que se hayan proferido duras críticas a la cadena minorista de moda Primark responsable de tal acción, resulta absurdo y escandaloso comercializar un bikini para niñas de 7 años con relleno. A esas edades no es ético ni moral atribuir una falsa dotación femenina a las niñas y se pueden argumentar varias razones, predisposición a la relación pechos y estética, contribución a crear un falso estereotipo y según algunas personas, incitar a los pedófilos.

La polémica estaba servida, el bikini para niñas de 7 años con relleno se comercializarían exclusivamente en el Reino Unido, aunque podría haber alcanzado a otros países donde también opera la cadena, Irlanda, Países Bajos, Portugal, España… Primark ofrece moda a precios muy competitivos sirviéndose de materiales de bajo coste suministrados por empresas minoristas.

El caso es que el mencionado bikini ha provocado una reacción tan negativa que al final la firma ha decidido retirar la prenda de sus tiendas, algo que se agradece, aunque seguimos pensando que hay que tener pocos escrúpulos para atreverse a lanzar el bikini infantil con relleno y comercializar semejante artículo. A través de la publicación digital The Sun podemos saber que diversos organismos de protección a la infancia advirtieron a la cadena realizando especial énfasis en el peligro que conllevaría que las niñas lucieran el bikini.

Por cierto, se comercializaban dos modelos de bikinis infantiles con relleno, uno rosa con estrellitas de oro y otro negro con lunares blancos, eliminando todo vestigio infantil y otorgando una impronta sexy. Esto ocurre en un país donde en teoría se lucha efusivamente contra la pedofilia y se intentan preservar los valores morales y educativos en los menores.

Para rectificar la acción, Primark ha decidido donar los beneficios obtenidos de la venta de este producto (según los responsables una cota de ventas reducida) a organizaciones caritativas infantiles y pide públicamente disculpas por haberse atrevido a comercializar el bikini y sobre las posibles ofensas que ello haya provocado.

Más información y foto | TeleCinco