Los dibujos infantiles hablan

Grafología infantil

Gracias a las técnicas pictográficas los psicólogos pueden detectar diversos problemas en los niños, analizar su personalidad, etc. Los dibujos infantiles hablan por sí mismos, sólo hay que saber entender el mensaje que se oculta tras los trazos realizados por los niños. El dibujo infantil es por tanto una herramienta útil para poder diagnosticar o tratar problemas y dolencias.

Los dibujos infantiles hablan y cuentan secretos, temores, miedos, alegrías, tristezas, los especialistas logran detectar todos estos sentimientos que se expresan de forma espontánea e inconsciente. Los niños dibujan sus sentimientos, gracias a ellos se han podido detectar situaciones como los abusos sexuales o el maltrato, los diagnósticos que realizan psicólogos y psiquiatras se basan en series de dibujos, uno sólo no sirve, pero una serie de varios dibujos proporciona mucha información.

Cada trazo es interpretado por los profesionales, una cabeza, la forma de su boca, qué acompaña al dibujo, la distancia entre cada uno de los trazos, etc. Todo sirve para indagar en la personalidad del niño y en lo que le afecta. Pero hay más herramientas que utilizan los expertos para conocer a los niños, la grafología infantil sería una de ellas.

Los expertos en grafología infantil se dedican a escudriñar las formas de las letras, los espacios entre palabras, la rectitud de las líneas… igual que los dibujos, las formas de escritura también dicen mucho.

Si existe un espacio amplio entre las palabras, los expertos indican que el niño sufre cambios de humor, cuando el espacio entre líneas es reducido y la escritura infantil ocupa prácticamente todo el folio, podría indicar que el carácter del niño es extrovertido. Unas letras pequeñas muestran que sobre el niño existe una cierta presión psicológica que podría estar causada por unos padres o educadores exigentes, pero esto son ejemplos, porque cada caso o situación es distinta.

De igual modo se somete a examen la presión con la que se escribe y el tipo de herramienta para escribir, un lápiz, un bolígrafo o un color. Una presión ligera es interpretada por los grafólogos como una personalidad sensible, con preocupaciones por los posibles fracasos ante las tareas que deben realizarse, por ejemplo los deberes escolares. Y según los expertos, los borrones y correcciones pueden desvelar que un niño sufre ansiedad.

Por otro lado, una escritura descendente indicaría dificultades ante un determinado esfuerzo que el niño considera excesivo. Las letras también dicen mucho, una letra t con el palo excesivamente largo mostraría los deseos del niño por expresar lo que piensa o lo que siente.

Dibujo infantil y grafología son dos mundos cargados de matices que hablan y muestran al niño tal y como es, gracias a ellos se puede ayudar al niño aunque no explique qué es lo que pasa por su mente o a qué problemas se está enfrentando en soledad. En algunos casos puede ser una herramienta muy valiosa que podría ayudar a mejorar el desarrollo infantil.

Más información | Psicopedagogía
Más información | Signesgrafo
Más información | Portafolio