Lengua Geográfica

Lengua Geográfica

La lengua geográfica o glositis migratoria benigna es una afección que se padece en la lengua. Se presenta en forma de parches irregulares en su superficie haciendo que su apariencia sea similar a un mapa topográfico con sus montañitas.

Si vuestro hijo padece lengua geográfica no hay porque alarmarse, es totalmente benigno, únicamente resulta un poco molesto.

No se conoce su causa, algunos lo atribuyen a una deficiencia de vitamina B pero no hay nada demostrado. Dependiendo del caso produce dolor al ingerir alimentos ácidos, calientes y/o picantes.

La afección todavía está en una fase desconocida, al ser benigna e inofensiva nadie se interesa mucho por ella. Lo que se recominenda es una muy buena higiene bucal y lingual. A parte de cepillarse bien los dientes mínimo tres veces al día, también es recomendable pasar el cepillo por la lengua y utilizar enjuagues bucales.

Para diagnosticar la lengua geográfica simplemente hace falta mirarle la lengua al paciente. A simple vista se pueden ver las áreas irregulares o redondas de color rosado o rojizo y el resto de la superficie un color blanquecino. En la mayoría de casos aparecen ciertas partes inflamadas. El afectado tiene la sensación de tener algún corte en la lengua y es doloroso y muy molesto.

Un truquillo para salir del paso es darle un caramelo de dulce de leche (recordad que siempre que el niño ya pueda comer caramelos, vigilad no se vaya a ahogar).

Se dice que con el cambio hormonal (cuando se pasa de niño a adolescente) la afección desaparece, pero no en todos los casos.

Se debe ir al pediatra urgentemente si se presentan estos casos (que pueden confundirse con la lengua geográfica no siendo así): si la lengua está muy hinchada, si se asocia a dificultades respiratorias, si dificulta el hablar, masticar o tragar.

Más información | Granma
Foto | Monika Adamczyk