¿Los pechos se caen por lactancia?

Pechos caidos con la lactancia

Los pechos se caen por lactancia materna, esta es una de las conclusiones a las que llegan algunas futuras mamás y una posible razón por la que algunas madres deciden no amamantar a sus bebés. La caída de pechos parece prevalecer en su decisión, le dan más importancia a la estética que proporcionar al bebé uno de los alimentos más importantes y valiosos que existen para su adecuado desarrollo, la leche materna.

Sin embargo, la excusa de que los pechos se caen por la lactancia materna ya no es válida y las mamás que no quieran amamantar a sus bebés deberán buscar otro argumento para ello. Hace ya unos meses, la ASP (American Society of Plastic Surgeons) presentó un estudio en el que se mostraba que amamantar al bebé no provocaba ninguna deformación de los pechos. Se trata de una conclusión que, sin duda, alegrará a las madres que sí amamantan a sus hijos.

En este estudio se tomaron los datos de 93 madres que habían estado embarazadas una o varias veces, todas ellas habían acudido a la consulta de la American Society of Plastic Surgeons para someterse a la cirugía de senos a fin de recuperar el aspecto que anteriormente presentaban. Un 58% de las madres habían estado amamantando a sus hijos un promedio de nueve meses, todas ellas indicaban que sus pechos habían sufrido un cambio significativo.

Los expertos realizaron comprobaciones exhaustivas sobre la cantidad de bebés que fueron amamantados, el tiempo que disfrutaron de la lactancia materna, como se amamantaron a los bebés o el peso que las madres habían ganado como consecuencia del embarazo, y finalmente llegaron a la conclusión de que ninguno de esos factores eran determinantes para que los pechos estuvieran caídos.

En cambio, los investigadores pudieron determinar que existían otros factores de riesgo para que los pechos estuvieran más flácidos, un excesivo aumento de peso, la edad de la futura mamá, utilizar una talla de sujetador que no se ajusta a la propia o incluso fumar. Los expertos confirman así que los pechos no se caen por la lactancia y que simplemente es un argumento que han utilizado algunas madres para poder justificar el no amamantar a sus hijos, es simplemente un falso mito.

Gracias al estudio “Efectos del amamantamiento en la estética de los senos” se ha dado carpetazo a una de las trabas en la lactancia materna, el siguiente paso es seguir concienciando a las futuras mamás sobre la importancia de la lactancia materna, la leche materna es el único alimento que proporcionará a sus bebés todo lo que necesitan para un crecimiento y desarrollo adecuado.

Vía | PrNews
Más información | ASP (American Society of Plastic Surgeons)
Foto | Andrea Presazzi