Púrpura anafilactoide

Purpura anafilactoide

En la púrpura anafilactoide aparece una erupción cutánea debida a la reacción anormal de los anticuerpos que produce el organismo para actuar contra alguna sustancia que ha ingresado en el sistema y los vasos sanguíneos.  Éstos se inflaman y se vuelven porosos produciendo la erupción.

Casi siempre los anticuerpos se elaboran para combatir una infección estreptocócica, pero también puede deberse a la reacción a un alimento o medicina. El trastorno afecta más comúnmente a niños entre los 2 y los 10 años de edad.

Los síntomas usualmente el niño tendrá la garganta irritada durante un par de semanas antes de que aparezca la erupción, ésta que no irrita consiste en puntos de color rojo púrpura, de ahí el nombre de púrpura anafilactoide,  los puntos son de forma irregular cuyo tamaño va desde lo que parece un pinchacito de aguja hasta 25 mm de diámetro y se produce en los tobillos, espinillas, nalgas y codos.

Cuando aparecen los puntos, algunos niños sienten malestar general y tienen una fiebre ligera. La erupción no está presente todo el tiempo, sino que tiende a desaparecer y aparecer. Algunos niños presentan las articulaciones hinchadas, dolor de barriga que a menudo es fuerte y persistente, en ocasiones eliminan sangre con las heces, indicando que existe una hemorragia en el intestino o en la orina lo que revela alguna lesión renal.

La púrpura anafilactoide muy rara es más común en los niños que en las niñas, el peligro principal de esta dolencia es una lesión permanente en el riñón, otros menos probables son una hemorragia masiva del intestino u otros órganos internos.

En la mayor parte de los casos no se necesitará tratamiento, pues se eliminarán espontáneamente al cabo de un mes o dos, aunque algunas veces se repite durante un par de años antes de desaparecer definitivamente. Si existen señales de lesión del riñón, pueden ser aconsejables algunas pruebas especiales como una biopsia del riñón. Para aliviar el dolor de barriga del niño el médico puede recetar antiinflamatorios de esteroides.

Foto| Boa-sorte&Careca