El tacatá

| 27 de noviembre de 2009Categorías: Compras, Desarrollo y crecimiento

Tacatá

El tacatá o también conocido como taca-taca es un andador metálico con asiento de lona y ruedecillas en las patas que se utiliza para que los niños aprendan a andar sin caerse. Si bien hubo un auge de este tipo de juguetes con ruedas que permitía a los padres despreocuparse por posibles caídas, en los últimos años son cada vez más los estudios que indican que los tacatás perjudican el desarrollo de las aptitudes locomotrices de los niños.

Un estudio del University College de Dublín revela que aquellos niños que usaron tacatá empezaron a andar más tarde que aquellos que no utilizaron ningún tipo de soporte. El estudio, realizado a través de un sondeo a los padres de 190 niños que comenzaban ya a gatear y a andar, medía la relación entre el tiempo que el bebé usaba el tacatá y la extensión de su retraso en el desarrollo, y se descubrió que por cada 24 horas más de uso del aparato se daba un retraso de 3,3 días a la hora de que los niños comenzaran a andar solos y de 3,7 días a mantenerse solos de pie.

Pero además de afectar a las aptitudes locomotrices del niño, dejar mucho tiempo al niño en el tacatá puede hacer sufrir a sus extremidades e incluso su columna vertebral, sobre todo aquellos pequeños que no tienen una osificación perfecta. Además, dejar al niño solo en el tacatá también conlleva un alto riesgo de peligrosidad, pues el niño, con 12 meses, aún no diferencia lo que es dañino y poder andar solo le puede permitir acceder a ciertas sustancias y objetos no beneficiosos para él. Ni que decir tiene que los padres deberán extremar la precaución en aquellas casas que tienen escaleras, pues el niño inmediatamente intentará bajar por ellas.

Las ventajas de usar este tipo de andadores, que fundamentalmente se basan en la autonomía del niño y en dar más libertad a los padres, son superadas por los inconvenientes, por ello los pediatras desaconsejan el uso de tacatás. Si, pese a todo, algunos padres deciden comprarle uno a su hijo, debe comprobar que los pies le llegan perfectamente al suelo y que puede doblar las piernas. Existe otro tipo de andadores, como el Niniwalker, que ayudan a los niños a aprender a andar sin perjudicar su aparato locomotor.

Via | Consumer
Foto | Izzard

MÁS ARTÍCULOS EN EL BLOG DE PAPÁS

El tacatá (0)

No hay ningún comentario aún, ¡Sé el primero en comentar!

TU OPINIÓN SOBRE "El tacatá"