Muñecos ‘reborn’

Muñeco 'reborn'

Un nuevo tipo de muñecas se está poniendo de moda en España. Se trata de los muñecos ‘reborn’, replicas hiper-realistas de bebés recién nacidos. No son unos muñecos cualquiera, la técnica de creación es muy delicada y completamente artesanal, tanto, que sus creadores se niegan a vendérselos a niños como juguetes, son obras de arte cuyo fin es conseguir la replica exacta de un bebé y viendo algunas fotografías es casi imposible notar la diferencia.

Este fenómeno, que tiene mucho éxito en Estados Unidos, cada vez va ganando más adeptos en nuestro país, aunque su origen proviene de Alemania, cuando las madres sin recursos durante la II Guerra Mundial empezaron a retocar sus muñecas antiguas. Resulta curioso que ahora se haya convertido en casi un artículo de lujo, pues el precio de uno de estos muñecos, siempre realizados por encargo, oscila entre los 200 y los 600 euros.

Su elevado precio no es de extrañar cuando averiguas el proceso de elaboración. Cada muñeco ‘reborn’ está pintado con pintura génesis, dándole varias capas para darle mayor realismo y cada capa con su correspondiente secado al horno para que dure más tiempo. Las técnicas 3D aportan los relieves y luego se dibujan los labios, las uñas, las venas, rojeces, las arrugas… aunque lo más laborioso es sin duda el pelo, de suave mohair, que se injerta con la técnica del microrooting, es decir, pelo a pelo. Por último el peso del bebé se reparte de forma estratégica para que adopte posturas naturales, los más comunes dormido boca abajo o de lado, y se visten con ropa de recién nacido.

Este proceso de elaboración puede durar un mes, por eso su destino no es ser un juguete para niños. Muchos de los compradores son personas mayores, que incluso los sacan a pasear en carritos como si fueran bebés de verdad, pues se ha comprobado que los muñecos ‘reborn’ tienen un gran valor terapéutico, también en niños autistas. El cine y la televisión muchas veces los prefiere como sustitutos de los recién nacidos de carne y hueso, pues si no se enfocan de muy cerca prácticamente no se nota la diferencia.

Via | Levante-emv
Foto | teadrinker