Juegos para bebé

Estimulación del bebé

Los juegos para bebé más adecuados son en la mayoría de ocasiones los propios padres, desde que el bebé se encuentra en el vientre materno, especialmente durante la última etapa del embarazo, disfruta con todas las sensaciones que recibe desde el exterior. Los masajes, las palabras dulces y amorosas, la música que puede escuchar, etc. Cuando el bebé nace se encuentra frente a multitud de estímulos de todo tipo, sonidos, colores, formas, texturas… se trata de un nuevo mundo por descubrir y disfrutar.

Desde el primer momento el bebé ya tiene todo tipo de juguetes, muñecos, sonajeros, piezas de distintas formas y colores que todavía no termina de comprender, en cambio, sí reconoce la voz de los padres y la va asociando a sus caras y expresiones, comienza la interacción entre padres e hijo, una interacción interpretada también como una forma de diversión y parte de los juegos para bebé.

Los padres podemos ofrecer distintos juegos a nuestro bebé que resultan sencillos y divertidos para ellos, pero además son importantes, ya que logran contribuir en su desarrollo físico y psíquico. Mientras el bebé se encuentra en tus brazos, puedes cantarle una agradable canción y mover el dedo índice frente a él haciendo que lo siga con la mirada, este sencillo modo de jugar resulta divertido para él y contribuye a aumentar su capacidad de observación.

La interactividad juega un papel fundamental en el desarrollo del bebé, por eso, los juegos de estimulación que los padres realicemos le resultarán muy beneficiosos. Lo mejor es que la lista de juegos para bebé es amplia, casi diríamos que interminable. Cualquier gesto, lo que a nosotros nos pueda parecer simple o poco divertido, para él es todo lo contrario, esto se percibe enseguida.

Cuando lo vistes o le cambias el pañal, el simple hecho de hablarle, besarle, hacerle caricias similares a las cosquillas, proferirle un soplo suave de aire… cada acción es un juego divertido y un gesto de amor. Escuchar música, cantar y hacer palmaditas acompañando sus manos de forma suave para que él también haga palmitas al compás de la canción le divierte y estimula, cada acción es recibida de una manera especial y muchas madres pueden dar testimonio de ello.

Un bebé es como una esponja, absorbe todo lo que se le presenta, es el aprendizaje. Y necesita aprender con los padres y disfrutar con sus mimos, para él, los papás son el tesoro más preciado. Como padres también tenemos que disfrutar de todos los juegos con nuestro bebé, aprovechando y viviendo cada uno de los momentos, experimentaremos sensaciones muy agradables, como cuando el bebé alza su mano y toca por primera vez nuestra cara, las sensaciones que se perciben son muy gratificantes, sobre todo porque parece que nos devuelve los mimos que le proporcionamos, de hecho es su modo de hacerlo.

Los padres son el principal motor de juego y estimulación de los bebés, una pieza fundamental en su camino por la vida, por eso es necesario dedicarles el máximo tiempo posible, hay que recordar que el tiempo pasa y las experiencias con él son únicas e irrepetibles.

Foto: Adam Borkowski