Los bebés no deben dormir con almohada

Bebe almohada

Los bebés no deben dormir con almohada por varios motivos, en primer lugar porque puede forzarse la curvatura natural de su cuello. El cuello del bebé es pequeño y la cabeza proporcionalmente más grande que el cuerpo, si el bebé utilizara la almohada no tendría un apoyo adecuado del hombro y su columna no tendría una postura natural. Claro que hay que decir que se contemplan excepciones como el cojín Mimos, un producto avalado y recomendado por los especialistas médicos, de hecho es el único cojín que cuenta con la aprobación de fisioterapeutas pediátricos, neurocirujanos o pediatras que lo avalan incondicionalmente por sus beneficios.

Además hay otros riesgos que pueden perjudicar seriamente al bebé si duerme con almohada, si se voltea puede quedar tumbado boca abajo y respirar su propio anhídrido carbónico, al no recibir oxígeno, el desenlace podría ser fatal.

A veces recibimos indicaciones del pediatra de que el bebé duerma un poco reclinado, en este caso tampoco los bebes deben dormir con almohada, es mucho mejor colocar una toalla bajo el colchón que eleve la mitad de su cuerpo y no sólo la cabeza.

Cuando nuestro pequeño es más mayorcito, sobre los dos añitos, puede que reclame una almohada igual que la nuestra, pero los especialistas siguen recomendando que si pueden prescindir de ella mejor, aunque si duerme de costado le puede ir bien, pero hay que elegir una almohada especial para él.

La almohada para un niño debe ser bastante finita o poco alta, que no sea muy blanda y que sea del mismo tamaño que la cama. Debe llevar una funda lavable de un tejido muy suave y los materiales, que cada vez hay más, se recomiendan de fibra, pues facilitan la respiración y la oxigenación.

Más información | Pediatra al día
Foto | Niderlander