Qué podemos hacer ante el divorcio y la separación

Una separación o un divorcio afecta más a los niños

La Universidad del País Vasco está desarrollando estos días un curso titulado ¿Qué podemos hacer ante el divorcio y la separación?. Este curso de formación académica tiene la finalidad de analizar las consecuencias de la separación o el divorcio para hallar la forma de prevenir los posibles problemas que puedan ocasionar en los niños y también en los adultos.

Aunque un divorcio o una separación se lleve a cabo de la forma más amigable posible, encontrarse inmerso en ese proceso puede causar sufrimiento, y no digamos ya en casos en que los progenitores se enfrentan, se crean tensiones e incluso se puede dar el síndrome de alienación parental.

Durante la jornada de hoy del curso ¿Qué podemos hacer ante el divorcio y la separación?, la profesora de la Universidade do Minho de Braga (Portugal), que ha impartido una clase sobre la adaptación al divorcio de madres, padres e hijos, ha explicado que la edad en la que los niños pueden sufrir más un divorcio o una separación es cuando tienen entre tres y cinco años.

También sugiere que los niños aceptan peor la nueva situación que las niñas, y que el sufrimiento generalmente aparece antes de que el matrimonio se rompa definitivamente. La verdad, es que nos gustaría conocer un poco sobre esta afirmación, el por qué son los niños los que más sufren en una separación.

En Pequelia ya hablamos sobre algunas consecuencias del divorcio en los hijos, y de cómo actuar como padres para suavizar lo que puede convertirse en un trauma. En el curso también se han dado algunas indicaciones, aunque como indica la profesora de la UPV Sagrario Yárnoz, es difícil dar consejos sobre cómo afrontar un divorcio.

Lo que hay que tener claro es que los problemas de los adultos no tienen que repercutir en los niños directamente, aunque es imposible que su vida no sufra cambios, debido a la posible mudanza, a los días en los que vivirá con uno u otro progenitor, es importante que los pequeños continúen con un estilo de vida lo más parecido a como ha sido anteriormente, y de igual modo que pueda seguir sus hábitos y su rutina tanto si está con papá como si está con mamá, no olvidemos que la incertidumbre no ayuda en la estabilidad emocional de los niños.

Esperamos que puedan ofrecernos más información interesante de las clases impartidas en el curso ¿Qué podemos hacer ante el divorcio y la separación?. ¿Vosotros queréis compartir algo al respecto?.

Vía | EPA
Foto | Tomasz Trojanowski