10ª semana del embarazo

10 semana de embarazo

Te encuentras ya en la décima semana del embarazo, el feto experimenta un notable crecimiento del cerebro, la producción de neuronas aumenta cifrándose en unas 250.000 por minuto, recordemos que el cerebro humano puede albergar hasta 100.000 millones de neuronas, células del sistema nervioso responsables de la comunicación interna del organismo, de la recepción de estímulos, de las respuestas motoras y un largo etcétera de funciones.

En la décima semana del embarazo el saco vitelino se encuentra situado entre el saco coriónico y la cavidad amniótica, poco a poco se reduce y comienza un proceso de atrofia. Recordemos que hasta el momento, el saco vitelino transportaba los nutrientes y el oxígeno al embrión, siendo una pieza clave en el desarrollo embrionario. El proceso degenerativo se inició en la novena semana del embarazo y sus funciones asumidas por otros órganos o sistemas, como el cordón umbilical, el líquido amniótico, etc.

Todavía no se puede definir cuál será el sexo del futuro bebé, el tubérculo genital todavía no se ha desarrollado, pero queda poco para que comiencen a desarrollarse los órganos sexuales a nivel externo y puedas saber si será niño o niña, aunque realmente esta cuestión no es muy importante, lo que es verdaderamente fundamental e importante es el adecuado desarrollo del feto.

En la 10ª semana del embarazo el feto mide aproximadamente unos cuatro centímetros y su peso gira en torno a los 5 gramos, su forma humana se define con más nitidez, brazos, manos, muñecas y dedos se apreciaban con claridad la semana anterior, ahora además se mueven. Para algunos especialistas, es en esta semana cuando se inicia la etapa fetal cerrándose la etapa embrionaria, aunque otros indican que es a partir de la octava semana del embarazo cuando se inicia la etapa fetal.

La futura mamá siente que su vientre se ha hinchado, pero es una sensación que sólo ella tiene, todavía no se aprecia con claridad el embarazo aunque los síntomas a nivel interno sean evidentes. Aunque la primera ecografía se podía realizar a partir de la séptima semana de embarazo, muchos especialistas prefieren esperar un poco más, ya que la definición y la percepción es mayor, es posible que se realice la prueba en la décima semana del embarazo.

El útero ha aumentado de tamaño ocupando la mayoría de la pelvis, se incrementan las ganas de orinar debido al aumento de presión. Los pechos también sufren cambios, aumentan de tamaño y cambia el color que presenta la areola. Como decíamos, el feto ya se mueve pero no se pueden percibir sus movimientos hasta que no se alcancen los tres meses de embarazo.

La acción de las hormonas se manifiesta mediante cambios de humor y sentimientos que resultan contradictorios sobre todo lo que se está viviendo. Recuerda que la alimentación es fundamental para garantizar un buen desarrollo fetal, pero debe ser una alimentación de calidad donde no falten los productos frescos y naturales. Es importante controlar el aumento de peso y no superar los 1.500 gramos por mes, de ello te informará el especialista, además se realizarán diversos análisis y exámenes que determinen que el embarazo se desarrolla según lo previsto.

Foto | shutter.chick