El Fósforo

| 15 de julio de 2009Categorías: Alimentación

Importancia del fósforo

El fósforo es un mineral que comprende un 1% de nuestro peso corporal, por lo que es de los minerales más abundantes en nuestro organismo. Suele encontrase unido al calcio formando unos cristales llamados cristales de hidroxiapatita. El fósforo es importante, entre otras cosas, porque interviene en la formación de estructuras, como los fosfolípidos (un tipo de lípido que forma las membranas celulares entre otras funciones) del ATP (molécula llamada Adenosín trifosfato que almacena energía y al hidrolizarse o romperse nos la proporciona), de nucleótidos y enzimas, aunque gran parte del fósforo se encuentra en dientes y huesos.

El fósforo lo podemos obtener de alimentos cárnicos, lácticos, en los pescados y en las legumbres. La absorción del fósforo depende de moléculas como la vitamina D y en su metabolismo intervienen una serie de moléculas, como son la parathormona (PTH) que estimula la excreción renal disminuyendo los niveles de fósforo en sangre y activa la vitamina D, que interviene en la resorción de los huesos aumentando la absorción intestinal de calcio, mientras que la calcitonina tiene una función opuesta a la PTH, que impide la resorción ósea.

La ingesta recomendada es de entre 100 y 275 mg al día en los bebés de cero a un año, de entre 460 y 500 mg en niños de 1 a 8 años, unos 1.250 mg en niños de 9 a 18 años, y para los mayores de 18 años, unos 700 mg al día, por lo que en el período de crecimiento es el momento en que se necesita un mayor aporte del fósforo en la alimentación.

Cuando una persona padece un déficit de fósforo se dice que tiene una hipofosfatemia, esto puede llevarle a padecer problemas como la osteomalacia que conlleva un ablandamiento y debilidad de los huesos, problemas renales y hasta debilidad muscular, por el descenso de la molécula energética de ATP.

Aunque si se toma demasiado fósforo también puede ocasionar problemas, cuando una persona padece una hiperfosfatemia se depositan sus cristales de calcio y fósforo en los llamados tejidos blandos como son los músculos, ligamentos…

Como el fósforo es bastante abundante en la dieta es difícil tener una carencia, aunque hay personas que padecen ciertas enfermedades, como las personas alcohólicas, con hipertiroidismo o algún problema renal, que son más propensas a tenerla.

En este post podéis comprobar algunas de las conexiones que existen entre los diferentes nutrientes, de ahí la necesidad de mantener una dieta equilibrada y completa.

Foto | Leonid Mamchenkov

MÁS ARTÍCULOS EN EL BLOG DE PAPÁS

El Fósforo (3)

1
Los huesos del recién nacido | 28-7-2009 a las 11:36 am #

[...] dan puntos de apoyo a sus músculos no precisaron muchos componentes minerales como el calcio y el fósforo ya que no necesitaban estar muy fuertes, de ahí que el esqueleto del recién nacido sea muy [...]

2
El calcio | 25-8-2009 a las 8:27 pm #

[...] lo encontramos en alimentos como los lácteos, en pescados y en algunas frutas. Este mineral con el fósforo forma los cristales de hidroxiapatita, que se encuentran en los huesos y en el esmalte dentario. El [...]

3
29ª semana del embarazo | 21-9-2009 a las 5:01 pm #

[...] peso de forma considerable, su organismo está almacenando diversos nutrientes como el hierro, el fósforo o el calcio, que serán utilizados tras el parto, por eso el último trimestre del embarazo se [...]

TU OPINIÓN SOBRE "El Fósforo"