Iniciar en la lectura a los niños

Iniciar en la lectura a los niños

Una de las principales preocupaciones de los padres se centra en que sus hijos adquieran un desarrollo adecuado del lenguaje oral y escrito, para conseguirlo no basta con comprar cuadernillos Rubio e insistir en escribir las letras una y otra vez. Las herramientas para lograrlo son muchas una de ellas es introducir a los niños en el hábito de la lectura desde que son prácticamente recién nacidos.

El libro es una ventana hacia el conocimiento desarrolla la capacidad intelectual, imaginativa y creativa de los niños y les introduce en la aventura del saber. La etapa recomendable para iniciar en la lectura a los niños suele ser a partir de los dos años, aunque desde los cinco o seis meses ya podemos presentar a nuestros hijos libros adecuados a su nivel, como un juguete más para que comiencen a manipularlos y familiarizarse con ellos.

El interés por la lectura infantil debe inculcarse desde bebé de manera constante para que se convierta en un hábito conforme el niño vaya creciendo, por eso no es necesario esperar a que el niño sepa leer, para mantener un contacto directo con los libros. Hay libros adecuados para todas las edades, para los bebés existen libros acolchaditos con muchas imágenes, pestañas que se levantan, animalitos de juguete que hacen ruidos, aptos todos para que sean manoseados por los más pequeños sin que se estropeen.

Para los niños de dos años en adelante hay libros con imágenes y vocabulario básico, para que se familiaricen con las letras y los números y formas y así iniciar a los niños en la lectura. Para los niños que ya saben leer, los libros con texto e ilustraciones son los más recomendados para que descubran sus primeros cuentos.

Los beneficios de la lectura son incalculables ya que la lectura habitual lleva al niño a querer leer cada día más y contribuye al desarrollo de sus habilidades intelectuales, artísticas y creativas, además de desarrollar su sentido crítico y aumentar sus experiencias y crear alternativas de diversión distintas a la televisión o los videojuegos.

La demanda en lectura ha aumentado y la oferta ha ido creciendo, por lo que editoriales de libros infantiles han aumentado sus colecciones y han mejorado la calidad de sus productos. Se puede comprobar tanto en las librerías y bibliotecas infantiles como en las tiendas.
Vía| Revista Consum
Foto|KOMUnews