Educar con valores

Educar con valores

La educación de hoy en día no tiene nada que ver con la que nos dieron nuestros padres. La sociedad ha cambiado es una sociedad plural, diversificada, camaleónica… Posee sus propios valores y su propia ética, tiene modas pasajeras que pueden arrastrar a nuestros hijos y ofrece espejismos peligrosos que llegan a condicionar hasta su alimentación.

Educar con valores significa tomar partido, posicionarse y adoptar posturas, cuando le enseñas a tu hijo a dar las gracias o a pedir las cosas por favor, cuando le das un beso  antes de irse a dormir o cuando le dices que debe compartir sus juguetes, si le niegas algún capricho o le riñes si ha pegado a otro niño… Le estás educando y le estás transmitiendo unos valores.

Criar a un hijo supone mucho más que amarlo ciegamente significa tener una visión clara de qué tipo de padres queremos ser y un proyecto de vida para conseguirlo, esto incluye conocer qué valores quieres transmitir, pues si no llenas la mente y el corazón de tu hijo con tus valores otros lo harán por ti.

Educar con valores más que enseñarse pasa de padres a hijo desde el mismo día del nacimiento, pero tiene gran importancia durante los primeros años de vida, hasta los seis años los niños poseen una moral denominada heterónoma es decir que su motivación para hacer las cosas es imitar a papá y mamá ya que lo que los padres hacen o dicen son una verdad absoluta.

Los niños tienen que aprender los valores a través de las pequeñas acciones del día a día, terminándose la comida que no les gusta, pidiendo perdón si ha hecho algo mal, obedeciendo al instante las ordenes…

A través del ejemplo de los padres, cuando recoges un papel de la acera, cuando sonríes al llegar del trabajo aunque estés agotado, cuando abrazas a tu pareja delante de tus hijos… A través de la influencia del entorno, aprenderá a ser respetuoso con la diversidad, si hay niños de otras razas, sin discriminar al sexo contrario, manteniendo una igualdad. A través de nuestro razonamiento, hablando con él, razonando las cosas  sin gritar sino explicando la situación.

Vía|Tu círculo más peque
Foto|Hallgerd